Esta semana se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Aunque en España se celebrará del 2 al 8 de octubre, no se si para que tenga mayor impacto, ya que en estas fechas muchos somos los que estamos de vacaciones y por tanto algo desconectados de lo que sucede por el mundo.

Este año el lema es “Habla con nosotras. Lactancia Materna, una experiencia en 3D”. Y es que hasta ahora se habían tratado dos dimensiones, el tiempo (desde el embarazo hasta el destete) y el espacio (los distintos lugares donde amamantamos a nuestr@s hij@s).

Para celebrarlo Louma, de Amor Maternal, nos invita a participar en un carnaval de blogs, cuyo lema es “La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche”.

La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche

La Lactancia Materna es Mucho Más que Leche es un Carnaval de Blogs iniciado por Amor Maternal para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna e invitar a la reflexión acerca de todas las dimensiones en las cuales podemos concebir la lactancia materna, todos los ámbitos de la vida en los cuales puede afectar tanto al ser humano, como a la sociedad, al planeta, las relaciones interpersonales, etc.

Cuando me quedé embarazada siempre tuve claro que quería dar el pecho a mi hija, aunque por aquel entonces andaba yo muy insegura y siempre me acompañaba la coletilla de “si puedo…”, ya que eran muchas, demasiadas, las historias que se oían de lactancias fracasadas e incluso imposibilitadas desde el principio.

Sabía que la leche materna no sólo es el mejor alimento sino el ideal para nuestros bebés humanos, ya que contiene todo lo que necesitan, ni más ni menos, pues está diseñada especialmente para ell@s. Pero no era ese el motivo que me impulsaba a querer dar el pecho a mi hija, era un sentimiento más irracional, que me bullía por dentro, y que tan difícil me era explicar entonces como lo es ahora. Quería, quiero y querré dar el pecho a mi hija porque es algo que tanto ella como yo necesitamos. Necesitamos estar juntas: olernos, sentirnos, mirarnos, acariciarnos, consolarnos, besarnos, comunicarnos, nutrirnos, amarnos. Creo que es la relación más bonita que se puede tener con otra persona, si realmente te dejas llevar y conectas con ese otro ser que ha llegado a tu vida como el mejor de los regalos.

Creo que ha quedado muy claro por qué la lactancia materna no es sólo leche. La lactancia materna es un derecho que tenemos todos. Ya hablé hace tiempo de sus beneficios (podéis verlo aquí). Por eso ahora me gustaría también tratar un poco el lema que este año trae consigo la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Nunca me han gustado demasiado los días específicos para celebrar algo que en mi opinión debería tenerse en cuenta todo el año (día del padre, de la madre, etc, que por cierto, ¿y el día del hijo?). Creo que la lactancia materna debería ser algo tenido en cuenta todo el año, extensible a la política, la cultura, la enseñanza, la sanidad, el día a día, y no que sólo se hable de ella en estos ámbitos unos pocos días al año. Y he mencionado la sanidad porque ahí donde muchas madres acuden para pedir ayuda se encuentran no sólo con que muchas veces no pueden ayudarlas (dejando muy claro la desinformación que campa entre nuestro personal sanitario respecto al pilar de la alimentación del ser humano, si lo queremos ver de ese modo) sino que en muchas ocasiones se les perjudica (con consejos erróneos).

Centrándonos en el tema, este año el lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna se basa en la comunicación. Siempre digo que la información nos hace libres, y la comunicación va de la mano de la información para que la lactancia tenga éxito. Información veraz y comunicación bidireccional, libre y sin trabas. Y digo bidireccional porque tiene que haber comunicación tanto de la parte que sabe y puede ayudar y de la parte que no sabe, tiene muchas dudas, o incluso no ha tenido éxito con la lactancia, ya que su experiencia puede ayudar a que otras madres si lo tengan.

Creo que los grupos de apoyo son fundamentales en esta comunicación. El problema es que mucha gente no sabe de su existencia. El centro de salud o la misma matrona en los cursos de preparación al parto debería informar de ellos. Yo asistí y sigo asistiendo a estos grupos y doy fe de la gran ayuda que nos aportan a nivel informativo, de sostén y de acompañamiento. Me hubiera venido de perlas asistir a uno de estos grupos antes de tener a mi hija en mis brazos, porque aunque había leído mucho la práctica es otra historia.

También las redes sociales, foros y blogs juegan un papel muy importante en esta comunicación. Pero igualmente, no todo el mundo tiene acceso a Internet. En mi caso, no me sumergí en este mundo hasta que no fui madre y necesite compartir mi experiencia y buscar la de otras madres.

¿Y la comunicación intergeneracional? Es complicado cuando una madre que ha dado biberón a su hija, sin a veces plantearse otra cosa, pueda comunicarse sin inmiscuirse en la relación de lactancia de su hija y su niet@, aunque sería de gran ayuda para los tres si esa abuela pudiera sincerarse. Es una pena, la transmisión de conocimiento que se ha perdido de padres a hijos. Está en nuestras manos cambiarlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito