La lactancia materna es el alimento diseñado específicamente para el bebé. No sólo le aporta todos los nutrientes que necesita, ya que la lactancia materna es un 5% nutrición y un 95% contacto, imprescindible para el desarrollo del bebé. Sin embargo, por diversos motivos, la alimentación de algunos bebés es la lactancia artificial.

 

No voy a entrar en los motivos por los que un bebé es amamantado con lactancia artificial, ya que estos pueden ser muy variados y todas las familias se merecen el mismo respeto. Mi intención es informarte, si has optado por la lactancia artificial, de cómo preparar el biberón sin riesgos para tu bebé y cómo ofrecérselo de la manera más afectiva y estimulante.

 

 

 

Cómo preparar el biberón sin riesgos para tu bebé

 

Los polvos de la leche artificial no son estériles. Se ha visto que en las fábricas donde se producen no siempre se consigue eliminar la bacteria Cronobacter Sakazakii. Esta es la causante de infección de bebés menores de un año, especialmente recién nacidos, y con mayor riesgo en prematuros, con bajo peso o inmunodeprimidos. De hecho existen casos en los que la infección resulta mortal.

 

Para preparar un biberón lo primero es atender a las recomendaciones de la etiqueta en cuanto a la cantidad de polvos, según cantidad de agua. Lo segundo, y muy importante es calentar siempre el agua a 70º para eliminar la cronobacter sakazakii. El agua a utilizar puede ser agua corriente o embotellada.

 

Una forma fácil de hacerlo es dejar hervir el agua, retirarla de la fuente de calor y pasados unos cinco minutos echar los polvos y agitar. Antes de ofrecer el biberón al bebé hay que enfriarlo a una temperatura de no más 36º, que comprobaremos echándonos unas gotitas en la muñeca. Para enfriar el biberón podemos meterlo en un recipiente con agua fría.

 

Si no se va a dar el biberón inmediatamente al bebé se puede meter en le nevera por un tiempo no superior a 24 horas. Y en el caso de que el bebé no se tome todo el biberón lo que sobra siempre que hay que desecharlo.

 

Aquí puedes leer más información sobre Enterobacter (cronobacter) sakazakii y otros microorganismos en los preparados en polvo para lactantes.

 

 

Cómo ofrecer a tu bebé el biberón de la manera más afectiva y estimulante

(Información tomada de la web de Ibone Olza)

 

Si un bebé va a ser alimentado con leche artificial en biberón,  por la razón que sea, hay que facilitar que aunque no reciba la leche de su madre pueda tener al menos la estimulación e interacción que proporciona la lactancia y que tanto facilita el desarrollo saludable.

 

Dar el biberón como si fuera el pecho significa:

 

Alimentar a demanda. Ofrecer el biberón cuando de señales de hambre y retirarlo cuando de señales de no querer más, nunca obligar a tomar a la fuerza.

 

Dárselo siempre en brazos, favoreciendo el mayor contacto piel con piel posible, especialmente las primeras semanas. Los bebés no amamantados siguen necesitando ser sostenidos en brazos durante las tomas durante años, por lo que eso conlleva de abrazos y caricias e intimidad.

 

Cambiar de lado en cada toma o incluso en la misma toma, alternativamente.

 

Intentar que sea sólo la madre la que dé el biberón, y si esto no es posible, intentar que sean sólo dos o tres personas, siempre las mismas, las que se ocupen de su alimentación. Durante los primeros años de vida los bebés pueden vincularse de forma segura a cuatro o cinco personas como máximo, en las primeras semanas de vida están iniciando ese proceso con la madre y como mucho con el padre, abuelos o hermanos.

 

– Aunque no reciba lactancia materna puede usar el pezón para consolarse igualmente. Si la madre no lo desea entonces se puede utilizar el chupete, teniendo en cuenta que es un sustituto del pezón que deberíamos darlo siempre en brazos (o se convertirá en un objeto transicional).

 

Dosis extra de contacto piel con piel, colecho, masajes, porteo, cosquillas y caricias sirven para potenciar en el bebé la liberación de las mismas sustancias beneficiosas que produce la lactancia materna. Esto es especialmente importante para los bebés adoptados.

 

Quitar el biberón igual que se produce el destete: sin forzar, cuando el niño o niña esté listo.

 

 

 

¿Sigues estas recomendaciones cuando ofrecer el biberón a tu pequeño?

 

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín, para que puedas estar al tanto de mis artículos, además de mis talleres, sorteos, novedades y ofertas.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito