El fular es el portabebé más versátil. Nos permite una gran variedad de anudados y posiciones, ya sea delante (erguido o en posición cuna), detrás o a la cadera. Pero dentro del fular existen diferentes tipos, elásticos, semielásticos y tejidos.

 

A la hora de elegir el tipo de fular, como a la hora de elegir un portabebé, sea fular, mochila, mei tai, etc., hay que tener en cuenta nuestras necesidades: la edad del pequeño, el clima, si lo queremos para ratitos o para largos paseos, si lo vamos a usar más de un adulto, o si queremos un portabebé rápido de poner (esto realmente es un poco subjetivo, porque todo depende de la práctica), son algunos ejemplos.

 

Cuando elegimos un fular tenemos en cuenta que tenemos que aprender a realizar los nudos (o el nudo con el que nos sintamos más cómodos), y como he dicho antes, todo es práctica.

 

  

Diferentes fulares que nos podemos encontrar

 

 

Fular elástico

  

El elástico es un fular que incluye espandex en su composición, lo que le confiere su elasticidad en todas las direcciones. Al tener esta composición suelen dan más calor que otros fulares que sólo llevan fibras naturales, aunque todo dependerá del grosor de la tela y del anudado que hagamos (capas de tela que utilicemos).

 

Son muchas las familias que se inician con estos fulares, ya que se adaptan como una segunda piel y resultan muy amorosos. Según la marca, aguantan un peso de entre 9 y 14 kilos, y son de talla única (de largo, el ancho depende de la marca).

 

Una de las ventajas de los fulares elásticos es que se pueden realizar preanudados, y por tanto permite también variar fácilmente de posición al bebé sin deshacer el nudo. Se recomienda por tanto en circunstancias donde necesitamos estar constantemente subiendo y bajando al bebé, de compras, muchos viajes o recados en coche, o también para estar en casa en ratitos en los que estamos subiendo y bajando al bebé por el motivo que sea (incluso con niños más grandes, en este último caso).

 

 

 

 

No es recomendable el fular elástico para:

 

Bebés prematuros, ya que sería mejor un fular de fibras naturales. Además si vamos a practicar cuidados madre canguro necesitamos un fular con mayor sostén. Un fular semielástico sería mejor opción ya que el soporte que ofrece es mayor.

 

Bebés hipotónicos o hipertónicos, ya que estos bebés necesitan un mayor sostén.

 

Niños de más de 9 kilos, más o menos según el fular,cuando se quiera utilizar este  para paseos largos. Según va creciendo el bebé, si no ajustamos bien, puede tender a destensarse y/o rebotar.

 

 

Fular semielástico

 

Se trata de un fular de tejidos naturales, cuyo sostén es mayor que un elástico pero menor que un tejido. Para que lo entendáis, la tela del semielástico sería como una camiseta de algodón, que cede un poco, pero no tanto como lo haría un top de lycra (a lo que se asemeja un fular elástico). Por tanto los fulares semielásticos ceden sólo en una dirección, ceden a lo ancho. Según la marca aguantan un peso de entre 9 y 18 kilos, y normalmente son de talla única (de largo, el ancho depende de la marca)

 

 

 

 

El fular semielástico si es recomendable para prematuros ya que, como he comentado antes, es de tejidos naturales, y por tanto transpirable. Además, su elasticidad “media” (ni cede tanto como un elástico ni queda tenso como un tejido) ofrece un soporte ideal para hacer cuidados madre canguro.

 

A la hora de realizar un preanudado la posibilidad de poder o no hacerlo dependerá del semielástico, ya que dentro de cada tipo de fular hay una gran variedad según marcas, más gruesos, más finos, más elásticos, menos, etc. Pero en general, para lograr un buen ajuste, no se recomienda realizar preanudados con este fular con recién nacidos.

 

 

Fular tejido

 

El fular tejido está compuesto de tejidos naturales, no elásticos, pero que por el entramado de la tela “cede” (se ajusta) en sentido diagonal.Esto permite un soporte y un ajuste excelente. El entramado con el que están tejidos puede ser sarga cruzada, sarga diamante o jacquard. Con este fular podemos portear sin límite de peso o edad del niño, hasta que portador y niño quieran. De hecho, entre otros usos, que podéis ver aquí, podemos usarlo de hamaca tanto para niños como para adultos.

 

 

 

 

Este fular no permite los preanudados (alguno se puede hacer pero la postura no es del todo correcta), pero con el fular tejido se puede realizar gran variedad de nudos, independientemente del peso y edad de los niños, ofreciendo siempre un buen soporte.

 

A la hora de elegir un fular tejido hay que tener en cuenta nuestra talla, ya que existen diferentes tallas (de largo) según la constitución del portador y/o los nudos que queramos hacer. El ancho suele ser de 70 cm.

 

Talla 2: Fular extra-corto de 2,70 m. Permite anudados tipo bandolera.

 

Talla 4: Fular corto de 3,60 – 3,70 m. Permite anudados tipo canguro.

 

Talla 5: Fular medio de 4,10 – 4,20 m. Permite todos los anudados para personas de constitución pequeña.

 

Talla 6: Fular largo, “estándar”, de  4,60 – 4,70 m. Permite todos los nudos para personas de hasta aproximadamente 1,75 m. y 70 Kg. de peso.

 

Talla 7: Fular extra-largo de 5,20 m. Permite todos los nudos para personas de constitución grande.

 

 

Resumen de las características de los fulares

 

 

 

¿Cuál es tu preferencia en cuanto a tipos de fulares?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín. Si buscas un portabebé lo puedes encontrar en la tienda.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito