Hoy, Día Mundial
de la Lactancia Materna,
la blogosfera maternal nos hemos vuelto a reunir para que la lactancia materna
sea el tema más hablado en twitter
con el hastag  #dialactancia y de ese modo darle difusión, a través de
nuestras experiencias, ocurrencias y conocimientos. Podéis verlo también en el
grupo de facebook creado para tal evento.

Hoy comienza la Semana
Mundial de la Lactancia
Materna, el lema de este año es Comprensión del pasado – Planificación del futuro.
¿Qué puedo decir sobre la lactancia materna que no
haya dicho ya? 
Los que me seguís habitualmente sabéis que nos costó,
que los inicios con la lactancia no fueron nada fáciles, ya conté nuestra historia
en su momento. Quizás por eso, o por lo mucho que fui aprendiendo sobre la
lactancia a pesar de creer que ya sabía lo necesario, o por lo que mi hija me
enseñaba y sigue enseñándome, o por todo lo que la lactancia nos aporta, o por
todo ello, tuve la necesidad de saber más y de tener la capacidad de ayudar a
otras mamás que lo necesitasen. Porque aunque esto va cambiando todavía existe
mucho desconocimiento, muchos mitos y muchos prejuicios en torno a la
lactancia, incluso  desgraciadamente de
los propios profesionales (no todos ni mucho menos), por eso quise formarme
como asesora de lactancia y así lo hice.
Cuando nació mi hija tenía muy claro que quería darle
el pecho. No porque fuese lo mejor, sino porque me parecía algo precioso poder
amamantar a mi bebé, ser yo misma quien la nutriera. En ese acto de amor y
placer le daba todo lo que necesitaba, la nutría física y emocionalmente, pero
es que yo también me sentía nutrida, empoderada, porque no hacía falta nada
más, sólo ella y yo.
Con el tiempo todo fue todavía mejor. He de reconocer
que jamás pensé que a día de hoy seguiría dando el pecho a mi hija, a sus casi
23 meses. Y no sólo eso, sino que no sabemos cuanto durará, sólo nos dejamos
llevar por esta conexión tan especial que nos acuna a las dos disfrutando de
cada momento. Nadie que no sea esa madre o ese bebé/niño tiene por qué poner
límites a esa relación.
Cada vez son más, o eso creo ver yo, las mamás que
siguen sus instintos, que se informan, que desechan mitos, que reciben el apoyo
y la ayuda que precisan y disfrutan de lo que ambos, madre e hijo, han sido
diseñados para hacer, nutrirse mutuamente. Por eso no se trata de dar el pecho
porque es lo mejor, sino de dar el pecho porque es lo natural, lo normal, lo
que la naturaleza sabia como es ha diseñado para nosotros, y porque disfrutamos
enormemente de ello madre e hijo, para mí el principal motivo.
Si me preguntaran por qué doy el pecho tendría que contestar
que es lo que me sale de las entrañas, del corazón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito