Cuando el bebé nace prematuro, es decir, antes de la semana 37 de gestación, nuestro sueño se desmorona y nos vemos arrastrados a un torbellino de sentimientos de angustia, desorientación y miedo, mucho miedo. Tenemos que saber que los Cuidados Madre Canguro, no sólo son lo mejor para nuestro bebé sino que es el lugar diseñado para su supervivencia, el pecho de su madre, piel con piel.

 

En este artículo no es mi intención hablar de los beneficios del los Cuidados Madre Canguro. Si te interesa este tema puedes leer: Neurociencia perinatal y contacto piel con piel. El artículo de hoy está enfocado a aquellas familias que ya han sido dadas de alta con un bebé prematuro.

 

Muchas mamás que han tenido hijos prematuros vuelven a revivir aquellos duros momentos cuando escuchan o leen sobre este tema. Especialmente porque en la mayoría de los casos los profesionales que les atendieron no propiciaron el piel con piel entre mamá y bebé, sino la separación entre ellos.

 

El confirmar después que el piel con piel las 24 horas era lo que su bebé necesitaba, les hace revivir aquel intenso dolor y sensación de vacío. Quiero matizar que este tipo de publicaciones no van ni mucho menos encaminadas a avivar el dolor de estas familias, sino a prevenir, a informar a todos los futuros padres que el lugar por excelencia de un bebé recién nacido, sea cual sea su edad gestacional, es el pecho de su madre.

 

Cuando llega el momento del alta y la familia se marcha a casa, los sentimientos de angustia y desorientación no desaparecen. Y menos aún si no se ha propiciado, como decía, el piel con piel o el hecho de que sean los propios padres quienes cuiden de sus bebés. Pero en casa pueden recuperar todo el tiempo “perdido” y darle a su bebé los cuidados y la seguridad que necesita.

 

 

¿Qué es importante ofrecer en casa a un bebé prematuro, no sólo para favorecer su desarrollo en todos los sentidos, sino para compensar todo ese tiempo que estuvo sin nosotros?

 

 

Qué puedes hacer en casa

 

Contacto piel con piel la mayor parte del tiempo, si se puede las 24 horas, mientras realizamos otras actividades. Además de regular sus constantes vitales y ser necesario para su desarrollo cerebral, para los bebés es imprescindible el contacto con sus padres, fundamentalmente con la mamá, ya que es lo que les hace sentirse seguros y protegidos.

 

El movimiento es fundamental para el desarrollo del los sistemas vestibular y propioceptivo, todavía aún más importante si nuestro bebé ha pasado mucho tiempo en la incubadora. El portear a nuestros bebés prematuros sería aún más necesario si cabe, sería la justa estimulación fisiológica, neurológica, emocional e intelectual que necesitan, ya que están en contacto con nosotros y al mismo tiempo tienen sus momentos de movimiento.

 

Lactancia materna. La leche que la madre produce se adapta a las necesidades madurativas del bebé en cada momento, aportándole antioxidantes, enzimas,  anticuerpos y ácidos grasos. La leche materna es el alimento idóneo para todos los bebés, y más necesaria aún para un prematuro. Por otro lado el amamantamiento es fuente de placer para el bebé, liberando endorfinas y oxitocina en el bebé, y favoreciendo el apego con su madre, muy importante tras ese período de “separación”.

 

Dormir en la misma habitación con el bebé, cerca de nosotros. Si no queremos colechar puede dormir en una cunita pegada a nuestra cama. De esta forma nos cercioramos de que el bebé está bien y él se siente igualmente tranquilo y seguro con nuestra presencia, recuperando de esa forma también por la noche ese tiempo “robado”. Es una manera de propiciar la regulación del sueño del bebé, produciéndose una sincronización del sueño.

 

Limitar la visitas los primeros días (y pedir a los que vengan que nos echen una mano con las tareas de la casa), hasta que nos hayamos adaptado a la nueva situación y no sintamos ya conectados con el bebé. De ese modo estaremos tranquilos el tiempo que necesitemos, centrándonos en lo más importante, nuestro bebé. Ya habrá tiempo para que le conozcan.

 

Tener un seguimiento pediátrico del bebé para confirmar su correcta evolución, cosa que como padres vamos viendo en el día a día. Y teneren cuenta tanto en su desarrollo como en las revisiones pediátricas la edad corregida del bebé. Es decir, tomando como referencia las 40 semanas a término, corregir la edad del bebé según la semana de nacimiento. Igualmente hay que tener en cuenta la edad corregida a la hora de iniciar la alimentación complementaria.

 

 

Excepto el último punto es aplicable a cualquier bebé, haya o no nacido prematuro, pero siendo aún más necesario en este último caso, al ser un bebé más inmaduro. Los tres primeros puntos son la base de los Cuidados Madre Canguro para cualquier recién nacido. Se deberían aplicar ya en el hospital. Pero si no ha sido posible, podremos compensar en casa.

 

 

¿Te apetece contarnos cómo fue la llegada a casa?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín. Si buscas un portabebé lo puedes encontrar en la tienda.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito