El olfato es quizás uno de los sentidos que menos tenemos desarrollados y que menos trabajamos siendo adultos. Sin embargo, junto con el tacto, el olfato es uno de los sentidos cruciales en el nacimiento. El bebé huele a su madre y es capaz de llegar al pecho a través del olfato, un sentido muy importante además para el establecimiento del vínculo.

 

Por eso debemos tener cuidado con colonias y perfumes, tanto en el bebé como en la mamá. Tras el parto, mamá y bebé se reconocen a través del olfato. Ambos pueden sentirse confundidos en el establecimiento del vínculo, si hay un olor ajeno, que no les permite reconocerse. Un bebé recién nacido es muy sensible a los estímulos, y un olor fuerte puede molestarle, más importante aún si el bebé ha nacido prematuro.

 

Los olores pueden trasladarnos al instante a momentos o personas significativos para nosotros, a través de vívidos recuerdos.

 

 

Según Minerva ha ido creciendo, hemos procurado jugar con todos los sentidos. Hemos tenido en cuenta los que desarrollamos menos, con juegos tales como adivinar un objeto a través del tacto sin verlo, u oler determinados alimentos o especias y tratar de reconocerlos sólo a través de su olor (sin utilizar tampoco la vista). Son juegos que le gustaban y le siguen gustando mucho. Ya desde bien pequeña, siempre que estábamos en la cocina, nos pedía oler los botes de las especias, que nosotros íbamos nombrando según olía.

 

 

Por eso hoy quiero compartir contigo una actividad que hemos hecho en casa y que tenía muchas ganas de hacer desde hacía tiempo. La hemos llamado “Plantas aromáticas”. Hemos recogido varias plantas aromáticas y las hemos dejado secar. Un paseo por el campo puede ser una excusa estupenda para recoger una muestra de varias de estas plantas (con un poquito es suficiente). Esto es lo que hemos utilizado:

 

Caja pequeña de cartón. Para guardarlo todo. Imprimimos una imagen para pegar en la tapa de la caja, para identificar la actividad.

 

Filtros (bolsitas de té). Para guardar cada planta. De esa forma las hojas quedan bien guardadas y podemos olerlas fácilmente cuando queramos. Del mismo modo pueden sacarlas y manipularlas siempre que quieran.

 

Imágenes impresas plastificadas de cada planta. De esa forma podremos recordar cómo es la planta que corresponde a cada olor y nombrarla. Lo ideal es tener las plantas físicas al comenzar la actividad, para que las reconozcan, las manipulen, las huelan y las clasifiquen con nuestra ayuda, si es necesario. Será después, tras deshacerlas y  guardarlas en su filtro, cuando nos será de ayuda la imagen impresa plastificada.

 

Nombre en mayúsculas plastificado de cada planta. De esa forma, igualmente, ponemos nombre a cada planta y olor. Según la edad y el desarrollo del niño, este podrá ir identificando las letras y el nombre entero de cada planta.

 

Sobres pequeños. En nuestro caso hemos necesita 13 sobres, ya que recogimos 13 plantas diferentes (con el orégano hicimos trampa y lo cogimos de casa, del que se utiliza para condimentar). Dentro de cada sobre guardamos el filtro con sus hojitas dentro, la imagen plastificada de la planta y su nombre plastificado.

 

El hecho de plastificar la imagen y el nombre es para que dure más. En casa tenemos plastificadota, por lo que nos es rápido y sencillo.

 

Aunque nosotras hicimos la actividad juntas, incluyendo el recortar y el plastificar, puede llegar a aburrirles un poco. El prepararlo es un poco largo: recortar en papel, plastificar y volver a recortar.

 

Una vez que ya tenemos todo organizado y cada planta en su filtro, queda preparado para volver a utilizar las veces que queramos, oliendo cada planta, reconociendo cada imagen o las letras del nombre de cada planta, clasificar cada olor con su imagen, y todo lo que se te ocurra. De hecho aún nos queda que Minerva escriba el nombre de cada planta en su sobre y dibuje lo que le sugiere cada olor.

 

 

¿Jugáis con el sentido del olfato?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito