Hoy tenemos como invitada a Elena López, mamá de dos niños,
y quien está detrás de Monitos y Risas.
Para mi es un lujazo tenerla hoy aquí, ella es una de las formadoras de
Asesoras Continuum, y tengo que deciros que es una de las personas que
más ha contribuido al intenso crecimiento que he atravesado en todos los
sentidos durante todo un año. Así que hoy vamos a hacerle unas preguntitas para
“aprovecharnos” de sus conocimientos, que de eso se trata.

Bienvenida Elena, encantada de tenerte hoy aquí.
El placer es mío.
Para empezar me gustaría que nos contaras por qué crees que
es importante formar a otras mujeres, qué es lo que te ha impulsado a
convertirte en formadora de Asesoras Continuum.
Pues la certeza cada día más
intensa de la enorme necesidad que tenemos los seres humanos de contacto,
especialmente los bebés y niños pequeños. Realmente es muy importante para su
desarrollo físico, intelectual pero sobre todo emocional.
Y la mejor manera de llegar a más
familias, de transmitir a más gente esta certeza, es formar a otras mujeres
(deseando el día en que llegue un hombre a mis formaciones) para que cada vez
más personas estemos difundiendo las ventajas del contacto, la necesidad de un
#PorteoSeguro y correcto, con conocimiento, seriedad y profesionalidad.
Para llegar a diferentes personas
con diferentes inquietudes e intereses, tras la formación de Asesoras
Continuum, que como sabes es muy intensa (y larga) me lancé a diseñar una
formación más concreta: si Asesoras Continuum es para asesoras de maternidad, Asesoras De Monitos y Risas es
para asesoras de portabebés. 
Y con este afán de difusión, ve
la luz en breve El
Ateneo De Monitos y Risas
, una comunidad online para todo aquel que quiera
profundizar en el conocimiento y disfrute del porteo.
¿De qué otras formas de contacto podemos disfrutar con
nuestros hijos a parte del porteo?
Cualquier forma de contacto que
se nos ocurra: masaje infantil, caricias y cosquillas, leer un cuento con el
niño sentado en el regazo, pasear por la calle de la mano, una caricia en la
mejilla… 
Vivimos en una sociedad muy
alejada del contacto. Y eso que somos latinos, aquí todavía nos abrazamos y
besamos con cierta facilidad. Y el contacto es imprescindible para, por
ejemplo, segregar endorfinas y oxitocina, hormonas del placer que nos hacen
estar y sentirnos bien física y anímicamente, pero que también favorecen el
correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Y eso es solo la punta del
iceberg del contacto…
¿Cómo puede beneficiar el masaje a toda la familia?
El masaje crea un espacio no solo
para el contacto, sino también para la comunicación. Al principio, con nuestro
bebé pequeño, la mejor manera de comunicarnos es mediante el tacto y el olor ya
que son sus sentidos más desarrollados. Conforme el bebé crece, la comunicación
hablada se va haciendo cada vez más importante hasta ser la más principal
manera de comunicación consciente. 
Entonces, si hemos reservado ese
espacio para el masaje y lo vamos cuidando conforme el bebé crece, naturalmente
se va a ir convirtiendo en el espacio de la comunicación en familia. El masaje
nos enseña a reconocer las señales de agrado y desagrado del bebé, nos enseña a
identificar lo que nos quiere decir. Y a nuestro hijo le enseña que estamos
para escucharle y atenderle. Es un primer y muy importante paso para tener una
comunicación fluida con nuestro hijo en la adolescencia por ejemplo.
Eso, además de todas las ventajas
que el contacto le va a aportar a nuestros hijos, y a nosotros: el masaje no
solo relaja y tranquiliza al que lo recibe.
¿Es la reflexología otra manera de contacto? Me gustaría
saber lo que les dirías a quienes no confían en esta terapia.
Por supuesto que sí. Tocamos
pies, así que hay contacto. De hecho, personalmente creo que parte de la
eficacia de esta terapia se basa en el estado de bienestar que proporciona el
masaje en sí que, como te decía antes, facilita que los sistemas endocrino e
inmunológico sean más eficaces.
Por esto, personalmente confío en
una reflexología no-dolorosa, que proporciona tanto placer como salud, y por
eso me parece tan adecuada para niños, embarazadas, madres puérperas, y todo
aquel que necesite cuidados y mimos.
A los escépticos, les diría
simplemente que la prueben.
Y por último, enlazando con la pregunta anterior, ¿cómo
funciona la reflexología?
La reflexología se basa en que
todo el cuerpo está conectado de diferentes maneras, como si fuera un mecano.
Así, resulta que hay partes del cuerpo donde hay “reflejos” de otras,
es decir, puntos donde si trabajamos de determinada manera conseguimos
estimular zonas y órganos que de otra manera no podríamos. 
En los pies es donde reunimos una
mayor cantidad de reflejos, aunque también hay “mapas” completos de
reflejos en las manos, en la cara, en las orejas… sin embargo, la
reflexología podal es la más conocida porque resulta más sencillo acceder a los
reflejos en el pie.
Así pues, conociendo las zonas
reflejas y las técnicas para trabajarlas, podemos poner en marcha los sistemas
que el cuerpo tiene para mantener el equilibrio, es decir, la salud. No
olvidemos que lo normal es la salud, no la enfermedad, y que nuestro cuerpo es
eso lo que busca. Si confiamos en nuestras propias herramientas de sanación, la
reflexología es la manera ideal de estimular y potenciarlas.
Muchas gracias Elena. Ha sido un placer que hayas compartido
con nosotros un poco de tu saber.
Gracias a ti por permitirme
participar en tu blog, que sigo y disfruto. Es un placer leerte y me siento muy
honrada de que me hayas invitado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito