La primera vez que leí acerca de la copa menstrual fue en un catálogo de productos para la maternidad (de venta online) cuando fuimos a comprarnos nuestra mochila ergonómica y nuestro fular, estando embarazada de mi hija mayor.

 

Recuerdo pensar si eso realmente serviría para tal uso, esa cosa rara y de la que no había oído hablar nunca. Más tarde, cuando la peque tendría ya unos seis meses, conocí en el grupo de crianza a una mamá que la usaba. La pregunté, me estuvo contando y empecé a investigar un poquito más sobre ella. A raíz de aquello comencé a conocer a más mujeres, en su mayoría mamás, que la usaban.

 

En cuanto me vino la menstruación me di cuenta de que no quería seguir utilizando compresas ni salvaslips desechables, y menos aún tampones. Había decidido dejar de añadir dioxinas a mi cuerpo y empecé a tomarme más en serio los peligros del síndrome del shock tóxico que conlleva el uso de tampones.

 

Los tampones resecan la pared vaginal, absorbiendo toda su flora. Había estado leyendo mucho y mi deseo era poder hacer las paces con mi menstruación (escribí un post con ese mismo título que puedes leer aquí). Quería ser más consciente de mi menstruación,  cuidando mi cuerpo, y en definitiva de mí misma.

 

Busqué donde comprar la copa menstrual y, como anécdota, te diré que las únicas tiendas físicas donde la encontré fueron sexshops. Aunque esto fue hace ya más de año y medio, en 2011. Ahora yo misma las vendo en la tienda.

 

 

 

 

Hay diferentes marcas de copa menstrual, normalmente según su procedencia. Ahora también disponemos de una copa fabricada aquí en España, que es la que yo vendo. La mayoría están fabricadas en silicona médica hipoalergénica, pero también las hay de TPE (elastómero termoplásticos).

 

Mi experiencia con la copa menstrual ha sido muy buena. Llevo usándola ya  quince meses y estoy convencida de que ha sido una de las mejores inversiones que he hecho, ya que si se cuida puede durar hasta diez años.

 

 

Recomendaciones

 

Lo que hice y recomiendo siempre es probar por primera vez la copa sin estar con la menstruación, y tomándonos nuestro tiempo. De esa forma estaremos más tranquilas y sin las molestias que en ocasiones sufrimos algunas mujeres durante ese período.

 

Por supuesto hay que esterilizarla antes del primer uso. Con hervirla de 3 a 5 minutos es suficiente. De hecho no se recomienda superar ese tiempo porque iría perdiendo su calidad.

 

Después podremos elegir esterilizarla antes o después de su uso (menstruación). En mi caso la esterilizo siempre antes de ponérmela (al comienzo del ciclo) y cuando termino de usarla la lavo bien con agua caliente hasta la siguiente menstruación.

 

Cuando se está usando sólo hay que vaciarla y aclararla con agua. Si por ejemplo estamos fuera de casa y nos encontramos en un baño público podemos llevar una botellita de agua para lavarla o simplemente volver a ponernos la copa una vez vaciada, ya se lavará la próxima vez.

 

Hay que cerciorarse de que la copa ha hecho vacío, para que no tengamos ninguna pérdida, ya estemos tumbadas, nadando o haciendo equitación, se adapta perfectamente a las paredes de la vagina. En el momento de quitárnosla debemos hacerlo con cuidado, rompiendo ese vacío, cosa que se hace fácilmente haciendo presión con un dedo. En las instrucciones suele venir muy bien explicado junto con dibujos que nos lo aclaran.

 

 

 

Con el tiempo irás dándote cuenta de cada cuanto tiempo necesitas vaciarla, dependiendo también de en qué día de la menstruación te encuentres. Se puede llevar puesta hasta doce horas, y por supuesto se puede dormir con ella sin problema. En un par de usos te darás cuenta de lo fácil que es usarla.

 

 

Ten en cuenta que no todas las mujeres están cómodas o aceptan la copa el primer día de la menstruación. Esto se debe a las contracciones que se están sucediendo en nuestro útero y que se reflejan también en nuestra vagina, y hace que, como digo, a algunas mujeres les moleste cualquier cosa que se introduzca en la vagina.

 

También puede, incluso, suceder que por esas contracciones uterinas la copa no llegue a quedar correctamente colocada y haya fugas. Personalmente lo que hago es utilizar el primer día compresas de tela, precisamente porque siento que no quiero meterme nada en mi cuerpo en ese momento y porque cuando lo he hecho he tenido algún escape (que podría solucionarse igualmente con el uso complementario de salvaslips de tela ese primer día).

 

 

Todas las marcas tienen varias tallas, según la edad, si se ha dado a luz, etc.

 

 

La copa menstrual es, desde mi punto de vista, una alternativa estupenda a los tampones y compresas desechables.

 

 

Ventajas

 

– Es ecológica, ya que se reutiliza, no generando residuos innecesariamente.

 

– Es económica, ya que se amortiza en seis meses y te puede durar, como he dicho antes, hasta diez años.

 

– Es saludable. Respeta el entorno vaginal, sin destruir el pH ni resecarlo, recoge el flujo menstrual en vez de absorberlo, no contiene agentes blanqueadores ni materias químicas, ni estás asociado al SST.

 

 

Te animo a probarla si todavía no lo has hecho. No sólo porque estas cuidado tu cuerpo (además de las otras ventajas que he comentado) y en definitiva a ti misma, sino porque te ayudará a hacerte consciente de esa parte de tu sexualidad.

 

Si tienes más dudas en cuanto a la copa o incluso sobre compresas y salvaslips de tela no dudes en preguntarme.

 

Tanto la copa menstrual como las compresas y salvaslips de tela las puedas encontrar en la tienda online

 

 

¿Utilizas la copa menstrual?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito