Partiendo de la base de que el parto forma parte de la sexualidad de la mujer y que se trata de un proceso fisiológico, el parto debería ser vivido con naturalidad y sin miedo, por parte tanto de la mujer como de todas y cada una de las personas que la acompañan en ese precioso momento.

 

Para que el parto se desarrolle con normalidad la mujer necesita sentirse segura, cómoda, en un ambiente tranquilo, sin sentirse observada por miradas ajenas, y con la confianza de que quien esté a su lado la acompañará, sin interferir, apoyándola y con respeto. Si permitimos que el parto se desarrolle con normalidad, sin prisas, sin intervenciones innecesarias y en un ambiente acogedor, el parto como cualquier proceso fisiológico, sucederá sin ningún contratiempo.

 

Por todo esto es tanto importante que el profesional que atienda el parto respete el proceso de parto sin intervenir si no es necesario, como que el acompañante ofrezca un acompañamiento real a la mujer.

 

En todo momento hablo de acompañante y no del padre por varios motivos. Primero, porque no tiene por qué haber padre, según las circunstancias familiares o los diferentes  modelos familiares. Segundo, porque quien decide quien la acompaña en el parto es la mujer que va a dar a luz, según la persona con la que ella se sienta más cómoda y crea que le puede ofrecer un acompañamiento consciente, desde el conocimiento y libre de miedos y prejuicios. Y tercero, porque el padre por diferentes motivos no siempre quiere asistir al parto, pero no suele reconocerlo por miedo a que le tachen de no implicarse en el nacimiento y crianza de su hijo, aunque no tenga nada que ver con eso.

 

Aunque soy consciente de que resulta un tema controvertido tengo que decir que el padre o la pareja no siempre es capaz de ofrecer ese acompañamiento, por mucha buena voluntad, amor hacia ella, o creerse con derecho sólo por ser el padre. Y el gran problema, si se quiere dar a luz en un hospital, es que la gran mayoría sólo permite un acompañante. Ante esta situación, es la mujer quien se encuentra en la encrucijada de elegir entre su pareja o tal vez otra persona con la que sabe que tendrá el apoyo y acompañamiento que necesita.

 

Michel Odent, un reconocido obstetra francés, ha observado que la presencia del padre en el parto puede producir más dolor en la mujer o alargar el parto, debido a la adrenalina de este. Y es que se sabe que la adrenalina se trasmite. Con esto no digo que el padre o la pareja deba quedarse fuera.  Cada uno de nosotros conociéndonos, deberíamos ser sinceros con nosotros mismos y reconocer cómo nos sentimos y si somos capaces o no de ofrecer ese acompañamiento seguro y libre de miedos. Si no nos vemos capaces siempre podemos trabajarlo junto a nuestra pareja durante el embarazo.

 

 

¿Qué puede hacer el acompañante para ofrecer a la mujer lo que necesita durante el trabajo de parto?

 

Conocer el proceso fisiológico del parto, de cada una de sus etapas, sabiendo lo que es normal para permanecer sereno. En caso contrario corremos el riesgo de ponernos nerviosos o ser invadidos por el miedo, en cuyo caso como comenté antes podemos transmitir adrenalina a la mamá e interferir en el parto sin casi darnos cuenta.

 

Respetar y fomentar un ambiente tranquilo, con luz tenue, libre de miradas ajenas y conversaciones.

 

Permanecer con tranquilidad y presencia, por si en cualquier momento notamos que necesita algo. Estar pendiente de las necesidades de la mujer que está de parto. Esto implicar estar atento y receptivo.

 

Conocer los deseos de la mujer de cómo quiere que sea su parto, respetándolos, sin juzgarla, y ser el encargado de trasmitirlo en caso necesario al personal sanitario.

 

 

¿Te sentiste segura y apoyada por tu acompañante en tu parto?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín. Si buscas un portabebé lo puedes encontrar en la tienda.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito