La primera vez que supe que podemos y tenemos el
derecho a solicitar la historia clínica de nuestros partos fue de la mano de
Laya Vaga, seguro que  ya la conocéis.
Desde entonces me estuvo rondando por la cabeza pedirla, que para eso es mía, y
además seguro me enteraba de algo que en su momento no me hubiesen comentado, y
de ese modo llegar a comprender mejor algunas cosas que habían quedado
enquistadas y necesitaba soltar para poder reconciliarme con mi parto. Lo fui
dejando y dejando, hasta que nuestra querida Lady Vaga publicó una entrada con
el modelo de carta de solicitud de la historia clínica. Ya no tenía excusas y
me puse manos a la obra. Envié por carta certificada al hospital, donde di a
luz a mi pequeña, dicho modelo añadiendo mis datos y una fotocopia de mi DNI.
Debo mencionar de nuevo a Lady Vaga, porque gracias a
ella (le escribí más de un mail y siempre ha tenido la gentileza de
contestarme) supe que el hospital tiene un mes para enviar la historia. Si no
lo hacen podemos acudir a la AEPD y ellos se pondrán en contacto con el hospital.
El hospital me envió una carta certificada con un
montón de palabrería, total para decirme que tenía diez días a partir de su
resolución, favorable (faltaría más, ya os digo que es nuestro derecho, hayamos
tenido un parto bueno, malo, vaginal, instrumental, por cesárea, etc) para ir a
recoger mi historia clínica en atención al paciente. Eso sí, puesto que no
había mandado documentación que acreditara que mi hija es mi hija, sólo me darían
la historia clínica relativa a mi nena si en el momento de acudir presentaba
tal acreditación. ¿Pues qué creen esos señores que di a luz en el hospital?
¿Acaso no tienen ellos sus registros? Pero bueno, tampoco me iba a poner a
discutir por eso.
Allí me esperaban dos sobres cerrados, uno bien gordo,
el mío, y otro muy finito. Quise revisarlos allí para ver que no faltaba nada,
pero entre que Minerva no paraba de quejarse (tampoco quería salirse con la
abuela fuera) y que me apabullé con tantos datos, lo miré rápidamente. Ya en
casa me senté a leerme todo de cabo a rabo.
Al principio hubo cosas que no entendí muy bien, tuve
que buscar más de una palabra por Internet, y de hecho hay siglas y algún dato que
sigo sin saber lo que significan. Pero todo se andará.
¿Si he descubierto algo nuevo? Pues sí. Resulta que el
líquido amniótico estaba teñido de meconio, de hecho en la historia pone que “se
avisó por parto con líquido meconial” (no a los padres, claro). Fueron ellos
quienes me rompieron la bolsa para acelerar un poco el proceso (dos horas
después nacía mi pequeña), y no fueron capaces de decirnos nada. Quizás por ese
motivo tenía tanta prisa la matrona porque saliese mi niña, para poder ver si
todo iba bien. Cortó el cordón al momento, sin esperar, Minerva lloró un poco
hasta que me la pusieron encima y pudimos miraros a los ojos (estaba tan
despierta, y alzaba su cabecita, tan pequeña). Pero cuando fui a abrazarla la
matrona me dijo que no la tocara mucho. Al poco de dar a luz cuando la gente me
preguntaba qué tal el parto yo decía que bien aunque muy largo, pero algo no me
hacía sentir bien cada vez que recordaba ese día, y es que hubo detalles, como
este que os he mencionado, que no me traen buenos recuerdos. Si volviese a
pasar no le habría hecho caso a la matrona o le habría preguntado el motivo. Al
poquito la cogieron y se la llevaron a una camilla que había al lado para
limpiarla un poquito, ponerla la pomada en los ojos, hacerle el test de apgar,
etc, o eso creía yo. Lo que le hicieron a mi pequeña además de todo eso fue una
aspiración de las secreciones meconiales de orofaringe (que resultaron claras),
cosa de la que no nos hemos enterado hasta leer la susodicha historia
clínica.  Alucinada me he quedado del
proceder de esta gente, ¿por qué no nos informaron? Mientras le hacían todas
esas perrerías a mi me daban unos pocos puntos para el pequeño desgarro que
tuve y tumbada en la camilla no me enteraba de mucho. Y el papá, que estaba en
shock (del bueno) tampoco se enteró de nada. Es increíble cómo se nos ocultó
información, no se muy bien por qué. Me gustaría saber qué se les pasó por la
cabeza para no informarnos de algo así, ni la matrona en su momento, ni la
pediatra después, nadie.
La cosa no termina ahí. Algo que me ha molestado
mucho, pero mucho, es que se diga explícitamente que no se me realizó la
maniobra de kristeller, cuando la matrona se subió encima de mi, ya no se si
dos o tres veces, para «ayudarme» a empujar. De hecho ni te preguntan ni te
informan de los riegos de esta maniobra, tales como desprendimiento de placenta, rotura
uterina, desgarros en el periné de la madre, fractura de clavícula del bebé y
lesiones en el plexo braquial. Lo que hizo la matrona que asistió mi parto fue
falsificar mi historia, todavía me estoy planteando si voy o no a hacer algo al
respecto. Se trata de una maniobra desaconsejada pero que se hace con bastante
frecuencia por lo que he podido comprobar hablando con otras madres, claro que
si se falsean los informes así luego las estadísticas dicen que no se hace.
Yo os animo a
todas a pedir la historia clínica de vuestro parto, especialmente a las que
necesitáis reconciliaros con él o tenéis alguna duda de lo que sucedió aquel
día.
No sé cómo será
en el resto de países, pero en España tenemos todo el derecho a acceder a
nuestros datos médicos, en este caso a nuestra historial de parto.
Aquí os dejo el
modelo de carta para la solicitud de la historia clínica de vuestros partos:
Sr./Sra.
Gerente
HOSPITAL DE [___]
[___]

En [___], a [___] de [___] de [____]

Estimado(a) Sr.(a):

Ref.: Solicitud de copia de historia clínica nº [inserta este número si lo
sabes -vendrá en el informe de alta- pero basta con tu nombre, apellidos y
D.N.I.]

    Yo, [Nombre y apellidos], con D.N.I. [____] y domicilio en
[____], actuando en mi propio nombre y derecho y en el de mi hijo [____],
nacido el día [____] en [____], en virtud de los derechos de acceso a la
información y documentación reconocidos en la Ley General de Sanidad
y artículo 18 y concordantes de la
Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la
autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y
documentación clínica, solicito copia íntegra de mi historia clínica y la de mi
[hijo/hija] , legible, ordenada cronológicamente y foliada. 

Según prevé la citada ley en su Artículo 3, la Historia Clínica
es “el conjunto de documentos que contienen los datos, valoraciones e
informaciones de cualquier índole sobre la situación y la evolución clínica de
un paciente a lo largo del proceso asistencial.” La copia deberá contener todos
los documentos que se relacionan en el artículo 15 de la misma ley.  Por
todo lo anterior,

SOLICITO

a) La documentación relativa a la hoja clínico-estadística.
b) La autorización e informes de ingreso.
c) Informes de actuaciones de urgencia.
d) La anamnesis y la exploración física.
e) La evolución.
f) Las órdenes médicas.
g) La hoja de interconsulta.
h) Los informes de exploraciones complementarias,
i) El consentimiento informado,
j) El informe de anestesia.
k) El informe de quirófano o de registro del parto.
I) El informe de anatomía patológica,
m) La evolución y planificación de cuidados de enfermería.
n) La aplicación terapéutica de enfermería,
ñ) El gráfico de constantes
o) El informe clínico de alta.
Los párrafos b), c), i), j), k), I), n) y o) solo cuando se trate de procesos
de hospitalización o procesos asimilados.
Informe del departamento de informática y archivo de historias clínicas de los
diferentes accesos que se hayan producido en los mencionados documentos,
haciendo especial mención a la eliminación o modificación de alguna entrada o
registro. 

Todos los datos que puedan extraerse del sistema informático, incluido
prescripción de medicamentos, por fecha, diagnósticos realizados, etc.
En caso de no constar algún documento por algún motivo específico, deberá
mencionarse expresamente las causas.
Igualmente, deberá identificarse con nombre, apellidos y categoría profesional
a todas y cada una de las personas intervinientes en los procesos asistenciales
(médicos, comadronas, enfermeras, residentes, pediatras y
neonatólogos…). 
Les recuerdo que la falsificación, ocultación, manipulación o elaboración a
posteriori de informes o documentación clínica está castigada penalmente.
Adjunto a la presente copia de mi D.N.I.
Atentamente,
[Firma][Nombre y apellidos]
D.N.I.




Si tienes
alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com.
Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en
contacto conmigo en el ese mismo mail.

Si la
información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de
alta en el boletín,
para que puedas estar al tanto de mis artículos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito