Sólo quería escribir unas pocas líneas para resumir nuestra primera escapadita con la nena. Teníamos muchas ganas y, aunque el tiempo no ha acompañado demasiado, hemos vuelto más que satisfechos de cómo ha salido todo.

Cuando salimos nos gusta hacer unas rutillas por el campo, y a pesar de que llovía y que íbamos con la nena, no nos amedrentamos y nos fuimos, con la pareja de amigos con los que hemos pasados estos cuatro días de vacaciones, a hacer una ruta por los montes cercarnos al pueblo (donde teníamos alquilada la casita rural). Nos pusimos los chubasqueros, papá se cargó a la nena en la mochila (así es como ha ido todos estos días), y nos dimos un paseo de unos siete kilómetros entre ida y vuelta. El paisaje y las vistas eran preciosos, y junto a Minerva lo disfrutamos de lo lindo.

La nena se ha descontrolado un poquito estos días con la comida, tanto con la teta como con los sólidos, e igualmente ha sucedido con el sueño, claro que los papás la hemos acompañado. Ahora todo poco a poco va volviendo a la normalidad.

La verdad es que la nena normalmente no da guerra, tiene sus ratos, cuando tiene sueño, pero por lo demás es un sol. Hemos comido todo los días en la casa, menos el primer día, que como llegamos un poco cansados y algo tarde, nos fuimos a un buen mesón a que nos diesen de comer. Por cierto, estupenda la carne a la parrilla, se me cae la baba sólo de pensarlo. Y Minerva con su mendrugo de pan, sobre mamá, más contenta que unas castañuelas.

Lo único que no llevamos muy bien es el coche. A Minerva no le hace ninguna gracia eso de ir atada, ya la puedes dar un juguete detrás de otro, o todos juntos, cantarle su madre, su padre o los dos, o hacerle el payaso (por cierto, deberían darme un diploma de payasa porque ya soy experta) que la nena sólo aguanta un rato y cuando dice que se ha cansado se ha cansado y punto. Se coge unos sofocones de cuidado. Menos mal que paramos, mamá le da tetita y ya todo el viaje durmiendo, dos horas y media seguidas (¡de día!), increíble.

Por lo demás, como he dicho, lo hemos pasado muy bien. Eso sí, se nos ha hecho un poquito corto, pero eso es porque el papá y yo hemos disfrutado mucho y estoy segura de que la nena también lo ha hecho.

Ya estoy pensando en nuestras próximas vacaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito