¿Creéis que hay
que enseñarles a los niños cómo hacer las cosas? Enseñarles a comer, a caminar,
a dejar el pañal, a jugar, a aprender… Todo esto lo hacen ellos solos y
nosotros lo único que podemos hacer es interferir.
Cuando digo que
los niños aprenden solos hablo de que aprenden a través del ejemplo y de su
propia experiencia
. No necesitan que les estemos diciendo cómo jugar y con qué
jugar, otra cosa es que les demos ideas o les propongamos algo. Y hablo sólo de
jugar porque los niños lo único que tienen que hacer en jugar, así es como
aprenden
, jugando. Y como he dicho antes, también aprenden por imitación, por
lo que lo mejor que podemos hacer, más que insistirles en cómo tienen
que hacer las cosas, es darles ejemplo.
En el plano
emocional lo importante es nombrar la emoción, sin trasmitirles que haya
emociones buenas o malas, porque todas las emociones son necesarias
. Por tanto
debemos reconocer sus emociones y ayudarles sólo a canalizarlas cuando sea
necesario. Por ejemplo la ira, que es quizás la emoción que más nos cuesta
admitir tanto por su parte como por la nuestra. Todos tenemos derecho a
enfadarnos, lo que no podemos hacer es lastimar a otros cuando nos enfadamos. Por tanto, dependiendo de su edad y de la magnitud del enfado podremos
simplemente acompañarlos, darles contención, y/o hablar de por qué estamos
enfadados y permitirles que sean ellos quienes encuentren una alternativa o
solución.
Por otro lado,
el decir a un niño constantemente cómo debe comportarse le hace alejarse de su
individualidad, de su originalidad y de su esencia como persona
, y más aun
cuando les pedimos que dejen de comportarse como niños. Ya he comentado antes
la importancia de dar ejemplo, lo cual no quiere decir que no lleve su tiempo.
Son muchos los
que piensan que mi hija hace lo que quiere, como no va al colegio y encima no
tenemos normas… ¿A no?
En nuestra casa
las normas son no pegar, no chillar, no subirnos al sofá o las mesas, no lanzar
objetos, tratarnos con respeto, saber que no siempre es posible hacer lo que
nos gustaría y poco más. Es decir, lo imprescindible para convivir, porque lo
demás para nosotros serían normas absurdas.
Cuando la gente
me pregunta qué tal llevamos el homeschooling la verdad es que no se qué
contestar, entre otras cosas porque no ha cambiado nada nuestra manera de
educar a nuestra hija con respecto al año anterior. Incluso hay quien lo
justifica diciendo que claro, que le enseñamos en casa, en plan hora de cole.
Todo lo que aprende es jugando, a su ritmo, y marcado por sus intereses. Lo que
hacemos, como hemos venido haciendo hasta ahora es, ofrecerle actividades que
pensamos que le pueden interesar, jugar con ella, prestar atención a sus
preguntas y sus intereses, y contestar siempre todas sus preguntas
.
Todo el mundo da
por hecho que va al colegio. Aunque es verdad que cuando se enteran de que no
va normalmente no le dan importancia, ya que hasta los seis no es obligatoria,
sí noto por parte de algunos padres con niños escolarizados de la edad de
Minerva, cierta necesidad de justificar todo lo que aprenden en el cole,
colores, números, letras… No voy a entrar en lo que aprenden o dejan de
aprender, pero parece que nos sigue costando salir del encasillamiento de
las materias, como si matemáticas y lengua fuesen lo único y más importante
para nuestros hijos de tres años (para ninguna edad lo es).
Existen nueve
inteligencias y se trata de potenciarlas todas, porque todas son igual de
importantes
. A mi hija le encanta trepar, pero parece que eso no es importante,
¿por qué? Algunos niños (hablo de niños de su edad) saben contar hasta 25 (mi
hija también lo sabrá llegado su momento, sin obligarla) pero ahora mismo mi
hija tiene muy buena motricidad fina y gruesa; algunos niños se saben el
abecedario de memoria, pero a mi hija lo que ahora le interesa es buscar
palabras que rimen; ahora mismo sus preferencias son esas, los puzzles, laberintos,
instrumentos musicales, el juego simbólico… y nosotros le ofrecemos todo
aquello que quiera conocer, aunque se suponga que no le toca por ser todavía
muy pequeña
.

¿Os preocupa que
a vuestros hijos no les interese lo que se supone que se espera de ellos a su
edad?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito