Minerva no lleva
pendientes, ya lo he comentado alguna vez. Decidimos no ponérselos ya antes de
saber si sería niña o niño, porque no veíamos necesario agujerear las orejas de
un bebé simplemente por la imagen de estética que tenemos los adultos. Si le
pongo pendientes a mi niña, ¿por qué no ponérselos a mi niño, aunque fuese sólo
uno?
Es algo que se
tiene tan asimilado… aunque pensándolo bien hay demasiadas cosas que se dan por
hecho y que muchas veces no pensamos que puedan ser de otra manera.
Desde entonces
todos los adultos con los que nos hemos cruzado (y que no conocíamos) la han
tratado como niño, sin ni siquiera plantearse el preguntar por su sexo antes de
darlo por hecho. Muchas veces ni nos hemos molestado en sacarles de su error.
Quizás es ahora, cuando ya se dirigen más a ella, cuando les hacemos ver que es
una niña, y siempre recibimos la muletilla de “como no lleva pendientes…”. Lo
gracioso, o no tanto, es que a veces esas palabras van acompañadas de un tono
de reproche, no tanto por el hecho de que no le hayamos puesto pendientes sino
porque están convencidos de que su juicio era válido simplemente por las “apariencias”.
Tuvimos y
tenemos claro que el día que ella quiera ponerse pendientes, siempre que lo
tenga claro, la acompañaremos gustosamente. Hace un tiempo que lógicamente ya
sabe que hay personas que llevan pendiente y otras que no, y que ella es una de
estas últimas. Como los adultos somos así, cuando ella le dice a una mujer que
lleva pendientes y ella no, la mujer da por hecho que mi hija los echa en falta
y nos aclara diligentemente que no tardaremos en tener que ponérselos. Si esta
mujer supiera qué pendiente es el preferido de mi hija…
Tengo seis
piercings en mi cuerpo. Uno en la oreja izquierda, dos en la derecha, uno en el
ombligo, uno en la nariz y otro en la lengua. Ahora mismo, que es como suelo
ir, sólo llevo tres pendientes, uno en una oreja, otro en la nariz y otro en la
lengua. Mi hija lo sabe y lo ve de lo más natural. Cuando a veces jugando me
dice donde llevo los pendientes y le pregunto dónde le gustaría a ella tener
uno, me contesta que en la lengua. Me gustaría a mi saber que pensarían la
mayoría de los adultos si yo fuese y le pusiese a mi hija de casi dos años un
piercing (de acuerdo a su tamaño) en la lengua. ¿Y si me lo pide con diez años?
¿O con 15? ¿Por qué en la oreja si y en otros sitios no? ¿Por qué a los niños no?
Siguiendo con el
tema pero cambiando un poco el hilo quería contaros lo que hemos podido
comprobar tanto el papa como yo en sobradas ocasiones, sobre todo en los
parques, pero básicamente en cualquier sitio donde nos encontremos con niños y
sus acompañantes adultos (desconocidos ambos). El adulto se dirige a Minerva
como si fuese un niño, pero lo mejor, lo que me hace sonreír y darme cuenta de
lo maravillosos que son los niños y de lo increíblemente sabios que son, es que
el niño se dirige a Minerva como niña. Suelen ser niños y niñas de entre dos y
tres años. Y es que ellos no tienen prejuicios. Muchos deberíamos aprender de
ellos.
Me molesta
cuando se les dice a los niños lo listos que son, refiriéndose siempre al hecho
de que buscan la manera de que les cojamos en brazos o cualquier cosa para
conseguir lo que quieren. Sin embargo luego resulta que no saben cuanto tienen
que comer, cuando y cuanto tienen que dormir, qué  y en qué momento tienen que aprender, etc,
etc. Por supuesto que son listos, porque saben lo que quieren y lo que
necesitan, y eso incluye el contacto con sus seres queridos, su apetito, sus
ritmos, sus gustos… nadie mejor que ellos lo sabe. Confiemos. Ellos todavía
saben escuchar a su cuerpo (no como nos ocurre a muchos de nosotros los
adultos) y ver, sin prejuicios que les empañen la vista. Ellos nos pueden
enseñar mucho si se lo permitimos, y si estamos dispuestos a abrirnos a las
lecciones que nos dan cada día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito