Quiero hablaros
brevemente de un cuento-libro (lo defino así porque aunque lo tratan de libro
para mi es un cuento en toda regla) que he descubierto hace bien poquito, y es
que ha sido publicado hace muy poco y cuyas autoras son tres mujeres y
hermanas, May Serrano, Julia Serrano y Marta Serrano.
En cuanto leí de
qué iba lo pedí en el acto, y pocos días después ya lo tenía en casa:
Mamá, me ha venido la regla es un cuento que habla sobre eso, sobre la regla, la
menstruación, y lo hace sin rodeos ni dramas.
Es
un cuento para madres e hijas, ideal para explicarles a las niñas qué es y qué
supone. Pero también es un cuento para mujeres adultas, perfecto para recordar
lo poderosas que somos las mujeres, para reconciliarnos con nuestra regla, para
sanarla.
Es
una invitación a la conversación, un círculo de mujeres, un punto de encuentro
desde el que reflexionar acerca de nuestro cuerpo.
He podido
comprobar que sin duda es una lectura imprescindible, no sólo para las niñas sino
para todas las mujeres e incluso para los niños y los no tan niños, que de ese
modo también podrán conocer y valorar más nuestro mundo femenino.
Las niñas
encontrarán una manera clara y sencilla de saber lo que supone la menstruación,
de conocerse y valorarse, en definitiva de tener consciencia de la magia de su
cuerpo. Y las mujeres ya adultas podremos encontrar lo que en muchos casos nos
faltó en nuestra primera vez, el reconocernos poderosas y reconciliarnos con
esa parte importante de nuestro cuerpo y nuestra vida. Todo ello con amplios
dibujos y narrado de una manera sencilla y directa, a través de la historia de
una niña a la que le ha venido la menstruación, y que encuentra en su familia y
las mujeres de su entorno todo el amor y el apoyo para comenzar esa nueva etapa
repleta de fuerza y seguridad.
Hasta que
Minerva tenga edad para entenderlo será un cuento que procuraré que circule por
las mujeres que tengo cerca, porque se que a todas de algún modo nos toca
aunque haga ya mucho de esa primera vez. Por ahora mi madre y mi hermana han
disfrutado tanto como yo de su lectura. Ahora le toca al papá.
Es un cuento
pequeño pero grande en su contenido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito