La maniobra de Kristeller se realiza para hacer salir al bebé con mayor rapidez durante la fase de expulsión en el parto. Consiste en empujar con los puños o el antebrazo la parte superior del útero, coincidiendo con la contracción, utilizando para ello todo el peso del cuerpo de la persona que la realiza.

 

Es una práctica desaconsejada por la OMS por los riesgos que entraña. Sin embargo sigo escuchando, de la mano de mamás recientes, cómo se sigue practicando.

 

Ayer fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y como no tuve tiempo para aportar mi granito de arena, hoy escribo este post que llevo queriendo escribir hace meses. Por desgracia (ojala no hiciese falta), seguimos denunciamos la violencia obstétrica, porque la deshumanización durante el embarazo y el parto también es violencia. Dejemos ver como normales prácticas y conductas que no lo son.

 

A pesar de los riesgos que conlleva el realizar la maniobra de Kristeller, no se informa a la madre de estos cuando se le realiza durante el parto, ni se le hace firmar un consentieminto como ocurre con otros procedimientos. Ni siquiera se le pide permiso.

 

Pero claro, ahí no hay tiempo, y con omitir luego en el historia la realización de esta práctica les basta para reducir las estadísticas. En mi historia clínica del parto no es que omisitesen este dato, sino que mintieron al detallar que no se había realizado.

 

En vez de realizar la maniobra de Kristeller se deberían respetar los ritmos de la mujer durante el parto, porque en un parto “normal” lleva su tiempo; permitirle a la madre la ingesta de agua; evitar todo aquello que pueda cansarla o extresarla; y favorecer posturas cómodas para la mujer, a ser posible verticales para un mejor descenso del feto.

 

Simplemente dejando que el parto lleve su curso se evitarían muchas prácticas innecesarias.

 

 

 

 

Riesgos de la maniobra de Kristeller para la madre

 

– Hemorragias.

 

– Laceraciones y desgarros del canal vaginal.

 

– Laceraciones cervicales.

 

– Rotura uterina.

 

– Desprendimiento de placenta.

 

– Contusiones.

 

– Fractura de costillas.

 

– Lesiones en órganos internos.

 

– Hematomas.

 

 

Riesgos de la maniobra de Kristeller para el bebé

 

– Fractura de costillas.

 

– Fractura de la clavícula.

 

– Lesiones en órganos internos.

 

– Hematomas.

 

– Hipoxia fetal (disminución del aporte de oxígeno).

 

– Lesión del plexo braquial.

 

– Lesión de la médula espinal.

 

 

¿Te pidieron permiso para subirse encima durante el parto?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito