Ya que esta semana se celebra en España la Semana de la Lactancia Materna, quería aportar mi granito de arena hablando de los mitos en torno a esta. Son muchos, por desgracia, los mitos con los que me he encontrado.

 

Leyendo, en cursos, escuchando a otras madres e incluso de mi propia experiencia. De ahí el fracaso en ocasiones de la lactancia y de los prejuicios que la rodean. Estos  afectan a las familias que deciden dar el pecho, y especialmente si lo hacen más allá del tiempo estipulado como normal.

 

Como son tantos no voy a extenderme mucho. Si tienes alguna duda puedes ponerte en contacto conmigo o contratar una asesoría.

 

 

Mitos en torno a la lactancia materna

 

1 – La madre no tiene suficiente leche ya que el bebé no deja de pedir pecho. El pecho no es sólo alimento.

 

2 – Algunas mujeres no producen suficiente leche. La verdadera hipogalactia sólo ocurre en el 2%, aproximadamente, de las mujeres por causas concretas. La producción de leche depende de las veces que el bebé esté al pecho.

 

3 – Los bebés deben mamar cada tres horas y diez minutos de cada pecho. El fijar horarios suele conducir al fracaso de la lactancia. La lactancia materna es a demanda, sean 30 minutos al pecho, a los cinco minutos de haber mamado, de día o de noche.

 

4 – Es normal que te salgan grietas y que duela. Aunque puede haber molestias iniciales nunca debe doler, eso es señal de que debemos cambiar de postura. Si con el cambio de postura no notásemos mejoría habría que considerar otras causas, pidiendo ayuda si fuese necesario.

 

5 – Las mujeres con pezones planos o invertidos no podrán amamantar. El bebé mama del pecho no sólo del pezón. Si bien es verdad que en ocasiones, no siempre, se precisa de más atención, para nada los pezones planos o invertidos son incompatibles con la lactancia.

 

6 – La cesárea imposibilita la lactancia. Lo que dificulta la lactancia es la separación inmediatamente tras la cesárea, pero no esta en sí. Con una estimulación adecuada y poniéndonos al bebé al pecho en cuando podamos ayudaremos a establecer la producción necesaria.

 

7 – Hay que dejar de dar el pecho si la madre necesita tomar medicación. Podemos pedir que nos receten una medicación compatible con la lactancia. En la página http://www.e-lactancia.org/ puedes consultar la compatibilidad de los medicamentos con la lactancia materna.

 

8 – Una madre que da el pecho debe tomar muchos líquidos, entre ellos leche de vaca. Una madre lactante beberá lo que tenga sed y por supuesto no necesitará beber ni una sola gota de leche para producir leche, para eso sólo tendrá que amamantar a demanda.

 

9 – Una madre que da el pecho debe de abstenerse de comer ciertos alimentos, como el ajo, para que el bebé no rechace el pecho por su sabor. Si habitualmente comemos variado el bebé estará acostumbrado a los cambios de sabor de la leche. Esto además le ayudará (estará familiarizado con los sabores) cuando comience con la introducción de la alimentación complementaria.

 

10 – Una madre que da el pecho debe tener cuidado con los alimentos que produzcan gases, para no pasárselos al bebé. Lo gases se producen el intestino no en el pecho de la madre, por lo que sería imposible pasárselos al bebé.

 

 

 

 

11 – Una madre fumadora no debería dar el pecho. Está claro que no debería fumar, por su bien y el de su bebé. Pero ya que fuma, mejor será si amamanta al bebé que si no lo hace.

 

12 – Dar el pecho hace que se te caiga el pelo. Tras el parto y durante un periodo mas o menos largo a todas las mujeres parece que se nos cae más el pelo, demos o no el pecho. Eso es porque durante el embarazo el pelo no se ha caído como sería lo normal.

 

13 – Amamantar descalcifica los huesos y produce osteoporosis. Según estudios científicos ocurre lo contrario, que la lactancia materna previene a la madre de sufrir osteoporosis.

 

14 – Amamantar produce la caída del pecho. Es durante el embarazo cuando se produce un cambio en la forma y el volumen de las mamas. Y por supuesto el paso del tiempo, seamos o no madres, demos o no el pecho.

 

15 – Una mujer con pechos pequeños no puede producir suficiente leche. La leche se produce en el tejido glandular, no en el tejido graso externo.

 

16 – El bebé amamantado necesita tomar agua si hace calor. Si se amamanta a demanda el bebé no necesita tomar nada más que no sea pecho hasta los seis meses. Se comenzará entonces a ofrecer agua al bebé durante las comidas. Será él quien decida si bebe o come lo que se le ofreces.

 

17 – Hay ciertos alimentos, como la cerveza, los cominos, etc., que ayudan a producir más leche. Sólo los galactogogos ayudan a producir más leche. Pero deberíamos preguntarnos para qué necesitamos producir más leche, si lo único que necesitamos para ello es poner al bebé más al pecho. Quiero matizar que no hay estudios científicos que demuestren que los llamados remedios naturales (plantas) puedan considerarse galactogogos, y que además hay que tener especial cuidado ya que estas también tienen otros efectos.

 

18 – Hay que dejar de dar el pecho si nos volvemos a quedar embarazadas. Son muchos los profesionales que recomiendan esto con la justificación de que podemos sufrir contracciones. Pero a no ser que la madre necesite reposo no suele recomendarse a las parejas que dejen de practicar sexo durante el embarazo, y es que el orgasmo también produce contracciones. Te animo a leer “Amamantar durante el embarazo”  si quieres saber más sobre este tema.

 

19 – El trabajo y la lactancia son incompatibles. Qué mejor manera que el pecho para reencontrarse madre y bebé después de unas horas separados. Cada familia encuentra la mejor forma de organizarse. Te puede interesar leer los artículos “La lactancia no termina con la reincorporación al trabajo” y “Extracción y almacenamiento de la leche materna”.

 

20 – A partir de cierta edad del niño la leche de su madre ya no le alimenta. La leche materna se adecua a la edad del niño y es rica en multitud de nutrientes y en anticuerpos.

 

21 – A partir de cierta edad del niño llega un momento en que la madre se queda sin leche. Mientras el niño continúe mamando la madre continuará teniendo leche. Como siempre la producción dependerá de lo que mame el niño.

 

22 – La lactancia materna en niños mayorcitos es perjudicial para la formación de su boca. Todo lo contrario, ayuda a la correcta formación de la mandíbula y la expansión normal del paladar.

 

23 –  Dar el pecho a demanda puede malcriar al bebé. Los bebés no piden lo que no necesitan. Dar el pecho a demanda es cubrir todas las necesidades del bebé.

 

24 – El bebé usa a la madre de chupete, maman por vicio. El chupete es un invento de plástico para sustituir a la teta, lo que necesitan precisamente es teta y no chupete.

 

25 – Dar el pecho es una esclavitud. Está claro que si una madre piensa esto es mejor que deje de dar el pecho. Aunque antes quizás sería recomendable que reflexionase sobre qué es exactamente lo que le molesta. Esclavitud es depender de biberones y polvos.

 

26 – Una madre deprimida o ansiosa no debería dar el pecho, ya que no es bueno para el bebé. Dar el pecho ayuda a una madre deprimida o ansiosa a recuperarse, ya que al dar el pecho produce oxitocina, además de lo que puede ayudarle establecer esa relación con su bebé. Por otro lado la lactancia contrarresta ese estado de la madre en el bebé.

 

27 – Los bebés de pecho duermen peor que los que toman biberón. Por un lado la leche artificial se absorbe peor, con lo que tardan más en digerirla y pareciera que se sacian más. Por otro la leche materna contiene triptófano, que les hace conciliar el sueño. No es la alimentación lo que hace que un bebé o niño se despierte más o menos por la noche. Puede interesarte leer “Maduración del Sueño Infantil”.

 

28 – Si la madre tiene mastitis debe dejar de dar el pecho. Todo lo contrario. El mejor remedio para la mastitis (junto con medicación si fuese necesario) es poner al bebé o al niño al pecho.

 

29 – No se recomienda a una madre lactante realizarse tatuajes mientras dure la lactancia. Las moléculas de tinta de los tatuajes son demasiado grandes y por tanto no pasan a la leche materna. Lógicamente, estemos o no lactando, pediremos que tanto el tatuador como el local cumplan con unas condiciones de higiene.

 

 

Seguro que se te ocurren unos cuantos más. ¿Te animas a compartirlos?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito