A nadie le gusta que le interrumpan cuando habla. Y
esto tratamos de enseñárselo a los niños, sean nuestros o ajenos, con frases
como “ahora mamá y papá están hablando”, “esto son conversaciones de mayores” o
“no se interrumpe cuando los mayores están hablando”. Ahora vuelvo a retomar la
frase, a nadie le gusta que le interrumpan, pero es que a los niños tampoco.
Claro, sucede que las conversaciones de los niños o lo
que ellos tengan que decir, no importa tanto o no es tan serio como las conversaciones
que podamos tener los adultos, aunque estemos hablando  del coche tan estupendo que nos hemos
comprado, de los últimos cotilleos o de dónde me corto el pelo.
Esa norma social de no interrumpir las conversaciones
parece ser sólo válida para los niños. Porque los adultos no sólo interrumpimos
sin ningún miramiento las conversaciones de los niños, ya sea entre ellos o con
otro adulto (aquí si vale, porque ya hay un niño de por medio),  sino que en ocasiones también interrumpimos
las de otros adultos (si nos fijamos en una conversación entre adultos, veremos
que todos estamos deseando hablar, que lo de escuchar no se nos da tan bien y
que muchas veces no podemos evitar el interrumpir porque lo que tenemos que
decir es mucho más importante que lo que tenga que decir el otro), y ya nos puede molestar en este último
caso  que seguramente no diremos nada.
Por otro lado, el hecho de distinguir las
conversaciones entre  adultos como las
únicas merecedoras de respeto dice muy poco a nuestro favor del respeto que
nosotros profesamos, porque los niños son personas, no lo olvidemos. Lo que
hacemos es excluirles, les marginamos, y por tanto les faltamos al respeto por
su edad, como ocurre cuando marginamos a alguien por su sexo, su religión, su
procedencia, o su inclinación sexual. El caso es que los niños siempre tienen
las de perder, parece que por el hecho de ser niños son menos, y no estoy nada
de acuerdo con ese pensamiento que la mayoría de las veces no se expresa
abiertamente, pero se  deja entrever en
los comentarios que hacemos sobre ellos o cómo les tratamos.
Procuro enseñar a mi hija a entender que a nadie nos
gusta que nos interrumpan. Cuando hablo con otra persona y ella se mete en
medio…. Un momento, ¿se mete en medio? ¿Diríamos esto mismo si hemos quedado
con una amiga, vamos con nuestra pareja y el o ella también quieren participar
de las conversación? No es justo para los niños tener que mantenerse a parte en
las conversaciones con sus seres queridos o de confianza, es normal y legítimo que
ellos también deseen participar y ser uno más, porque realmente lo son. De
hecho, si les hacemos partícipes, si también nos dirigimos a ellos, y les
integramos en la conversación, sentirán que les respetamos y no les dejamos de
lado.
Se que mucha gente no está de acuerdo, creen que los
niños tienen que estar ahí y aguantar estoicamente sin rechistar, sin siquiera
decir que se aburren. Les planteo entonces un par de situaciones:
1ª. Imaginemos que estamos hablando con una amiga, un
vecino, o un conocido y llega nuestra pareja con nuestro hijo, a los que
hace  rato que no vemos. Doy por hecho
que saludamos a ambos y les dedicamos unas palabras. Pero luego, ¿seguiríamos
hablando como si nada con esa otra persona? ¿Veríamos bien que nuestra pareja
participe en la conversación o que interrumpa un momento para comentarnos  algo que necesitaba decirnos? ¿Cómo nos
tomaríamos que nuestro hijo hiciese esto mismo, interrumpiese para participar o
porque necesite contarnos cualquier cosa que para él es importante?
2ª. Imaginemos que estamos con nuestro hijo pequeño
paseando y charlando de nuestras cosas por la calle, y nos encontramos con una
amiga, una vecina o un conocido. ¿Acaso no sería interrumpir una conversación?
Pero puesto que lo que hacemos es incluir a esta persona en nuestra
conversación, ¿permitiríamos que ella o nosotros mismos demos por hecho que el
que ahora queda fuera de la conversación es nuestro hijo? Pensemos en ambas
situaciones, iguales pero desde diferentes perspectivas y reflexionemos si
consideramos que alguien se merece menos respeto que otro sólo por la edad que
tiene.
A ver, es verdad que nos gusta  y necesitamos hablar con otros adultos, y que
nuestros hijos a veces (por no decir la mayoría de las veces) quieren toda
nuestra atención y casi no nos dejan hablar con esa otra persona. Incluso
cuando mamá y papá están hablando de cosas que a ellos no les importa quieren
que les hagamos caso. Pues claro que quieren que les hagamos caso, como todo el
mundo. Pero es que además nosotros somos sus padres, las personas que más
quieren y necesitan en el mundo, y no podemos comparar nuestro círculo social
con el suyo. Por tanto considero más respetuoso y sencillo incluirles en
nuestras conversaciones (si hay algo de lo que queramos hablar sin que nos
escuchen, hagámoslo cuando no estén delante). Si nos apetece hablar con otro/s adulto/s
sin que nuestros hijos demanden nuestra atención constantemente, podemos
decirles perfectamente lo que nos gustaría de ellos e intentar distraerles con
algún juguete, juego, en el parque, etc, aunque ya os digo que no siempre
funciona. Mi hija desde luego eso de esta quieta y callada no va con ella (cosa
que entiendo) y desde luego está mejor con mamá que jugando sola. Otra opción
es, como os decía, hacerles partícipes de la conversación, normalmente se
quedan mucho más tranquilos y no nos demandan tanto, entre otras cosas porque
sienten que nos tienen con ellos.

Y vosotros, ¿cómo lleváis estas situaciones?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito