Hace unas semanas, en el grupo de yoga para embarazadas al que asisto, una mamá nos contaba que estaba utilizando un epi-no para ejercitar su suelo pélvico de cara al parto. Y nos relataba cómo al ir a sacárselo ese día se había hecho un pequeño desgarro, que no tuvo mayores consecuencias. Sin embargo, esta mamá seguía preocupada por seguir usando el epi-no y llegar a los 10 cm de dilatación del epi-no.

 

¿Qué es el epi-no? Se trata de un balón de silicona que se introduce en parte en la vagina y que es hinchado por la mujer con una perilla manual, y se vende como un dispositivo para ejercitar la musculatura del suelo pélvico y la preparación para al parto.

 

Este aparatito, nada barato por cierto, me parece un chisme más de esos que nos meten por los ojos a las embarazadas, haciéndonos creer que lo necesitamos. No voy a entrar en todos esos objetos, grandes y pequeños, que creemos necesitar durante el embarazo o para cuando nazca nuestro bebé, y que en su mayoría resultan prescindibles. Sólo obedecen al torbellino consumista en torno a la maternidad y la crianza, y que en la mayoría de los casos van encaminados a distanciarnos de nuestro bebé y de nuestro instinto.

 

En el caso que nos compete, el epi-no me parece totalmente prescindible. Porque el mensaje que se le manda a la mujer es que no es capaz de parir sin este aparatito. Y para ello se valen del miedo a la episiotomía (intervención desaconsejada por la OMS). Pero la episiotomía la decide hacer o no el profesional que nos atienden en el parto. Depende más de quien nos atienda y el porcentaje de episiotomías que se realizan en el centro que hemos elegido para dar a luz.

 

 

 

 

Si a la mujer se nos deja deambular y adoptar la postura que nos resulte más cómoda, no obligándonos a estar en una postura de litotomía, sin prisas, respetando el ritmo del bebé y de la mamá, todo fluye de manera natural, y ni es necesaria la episiotomía ni tenemos siquiera por qué sufrir un desgarro.


El proceso de dilatación y del descenso del bebé es gradual y nuestro cuerpo se va adaptando a los cambios
. Es importante estar informadas del desarrollo del parto fisiológico. Estamos diseñadas y preparadas para parir y nuestros hijos para nacer. Esto es lo que tenemos que trabajar durante el embarazo, el sabernos capaces.

 

Aquí puedes leer un resumen de los estudios que se han hecho sobre el epi-no.

 

 

 

¿Has utilizado el epi-no? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

 

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín, para que puedas estar al tanto de mis artículos, además de mis talleres, sorteos, novedades y ofertas.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito