Quiero contaros nuestra experiencia con el destete
nocturno. Mi hija ha tenido etapas, pero en general ha sido una niña que se ha
despertado bastantes veces por la noche. Normalmente con la teta se volvía a
dormir, y digo normalmente porque hemos tenido etapas para todo, pero esa es
otra historia.
Hace dos meses más o menos observamos que había noches
que las dormía más seguidas, es decir, tenía un par de despertares, y como yo
estaba cansada de desvelarme al darle el pecho, se me había pasado por la
cabeza la idea de no darle teta por la noche. No es lo mismo la succión de un
niño pequeño que de una niña de casi tres años, además que aunque a veces era
chupar un poco y darse la vuelta, en otras ocasiones podía tirarse un buen
rato. No pretendo que esto suene a justificación, sino que simplemente quiero
contaros las circunstancias de nuestro destete, y eran que me sentía sin ganas
de darle el pecho por la noche. No creo que ninguna madre deba justificarse por
dejar de tener ganas de seguir amamantado a su hijo, ni por ningún otro tema
referente a su crianza.
Así que hablé con ella esa noche antes de irnos a
dormir y le conté cómo me sentía, le dije que me gustaría dormir más seguido
por la noche, y que a partir de ahora no le iba a dar teta por la noche porque
las tetitas también querían descansar. Le daría pecho antes de dormirse (cada
vez son menos las veces que se duerme al pecho, sólo cuando está muy cansada) y
no se lo volvería a dar hasta que no hubiese salido el sol. La verdad es que
fue mucho más sencillo de lo que había imaginado. Esa noche se despertó como
de costumbre pidiendo teta, intenté que se durmiese recordándole brevemente que
las tetitas estaba durmiendo pero insistió y lloró pidiendo teta. Lo que hice
fue cogerla sobre mí para consolarla, la abracé y le dije que yo estaba a su
lado, que le iba a dar muchos besos y abrazos, pero que no le iba a dar teta
porque las tetitas querías descansar.
Por otro lado puse cerca de la cama un vaso con bebida
de avena (leche de avena, no la ofrecemos leche de vaca ya que yo tampoco la
tomo) junto al vaso de agua que ponemos siempre. Así que le ofrecí agua y avena
y tras decirme que prefería avena bebió un poco, seguimos abrazadas y se durmió
al poco. Esa noche no volvió a despertarse hasta las ocho de la mañana.
El segundo día fue parecido, pero se calmó un poquito
antes. Y desde entonces cuando se despierta suele pedir avena, a veces bebe un
traguito y otras se bebe medio vaso. Hemos intentado ofrecerle agua, pero la
bebida avena le gusta más (alguna vez ella misma pide agua, pero no suele ser
lo común), y puesto que sólo lleva agua y avena me quedo tranquila. Lo que no
aconsejo es ofrecerles a los niños zumos o bebidas azucaradas, y menos por la
noche.
Alguna noche me pide teta pero se lo recuerdo y se
queda tranquila, otras veces por la mañana (cuando ya ha amanecido) me pregunta
si ya puede tomar teta, y le digo que claro que sí. Suele despertarse como
mínimo una vez, a veces más y muy de vez en cuando duerme la noche del tirón,
lo digo porque el hecho de haberle quitado el pecho por la noche no ha hecho
que duerma más seguido como se suele pensar. De hecho tomé la decisión cuando
ya no se desvelaba por las noches para jugar, cuando había empezado a realizar
menos despertares nocturnos y se dormía con más facilidad, en definitiva cuando
la vi preparada.
He de confesar que los días en los que apena mama me
pregunto si he hecho bien, porque el día que se destete totalmente se que la
que peor lo va a pasar voy a ser yo. Luego llegan esos días en los que me pide
teta constantemente y me doy cuenta de que todavía queda mucho para que eso
llegue, y no tengo ninguna prisa.
Lo que no aconsejo tampoco es quitar a un niño pequeño
el pecho por la noche, sobre todo cuando la producción todavía se está
estableciendo, ya que por la noche el nivel de prolactina es más alto, y por
tanto esas tomas nocturnas darán lugar a la producción necesaría para el día
siguiente.
Si no hubiese resultado tan fácil no hubiésemos
seguido adelante, ya que aunque me apetecía hacerlo no lo consideraba algo
imprescindible. Esta es nuestra experiencia con el destete nocturno. En
ocasiones la intervención del papá es de gran ayuda.
Si el destete queremos hacerlo total, es decir tanto
de día como de noche, debemos saber que si no queremos que sea una experiencia
traumática para nuestro hijo tendremos que hacerlo paulatinamente.
Se suele recomendar no ofrecer, no negar; distraerles,
a ser posible antes de que nos pidan pecho, teniendo en cuenta cuando suelen
pedir o si les vemos en circunstancias en que suelen hacerlo; sustituir las
tomas por otro alimentos, si se trata de hambre; contar hasta diez (cinco,
etc), lo que nosotras llamamos “un chupito” y que utilizamos normalmente cuando
aparece la agitación del amamantamiento; y por supuesto contarles cómo nos
sentimos, hacerles saber que les seguimos queriendo igual, y estar cariñosas y
disponibles, primero porque nos necesitarán aún más (el pecho no es sólo
alimento), y segundo porque de lo contrario sentirían nuestro rechazo y lo que
sucedería es que nos demandarían aún más.
Está claro que cada niño y cada familia son un mundo,
por lo que unos necesitarán más tiempo que otros y cada familia tendrá que
encontrar la manera que mejor les vaya y en la que mamá y niño encuentren un
equilibrio para evitar el sufrimiento de ambos.

¿Has sentido o tenido la necesidad de destetar a
tu pequeño? ¿Qué tal lo habéis llevado?

Si tienes
alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com.
Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en
contacto conmigo en el ese mismo mail.

Si la
información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de
alta en el boletín,
para que puedas estar al tanto de mis artículos, además de mis talleres,
sorteos, novedades y ofertas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito