El fular es el portabebé más versátil y que más juego
da
, no sólo por los múltiples nudos que permite a la hora de portear a tu bebé o niño, sino por la cantidad de juegos que se pueden hacer con él. Y si
todavía quieres saber más usos del fular sigue leyendo.
Llevaba tiempo queriendo hacer un columpio – hamaca
con nuestro fular tejido
, porque sabía que a Minerva le iba a encantar. Y ha sido todo un
éxito. Le ha gustado tanto que ahí se ha quedado el fular. Siempre es buen
momento para jugar, tumbarse, columpiarse, sentarse a leer un cuento… Puedes juzgar por tí misma lo que puede dar de si. 

  

Aprovechando que la cama de su habitación es tipo
litera, pero sin colchón abajo para aprovechar más el espacio, qué mejor lugar
para poner una hamaca y que mi niña pudiese jugar a gusto todo el tiempo que le
apeteciese. Lo que hicimos fue rodear la cama, a lo ancho, con el fular,
anudándolo en la parte de arriba.
También se puede hacer de la misma manera bajo una
mesa resistente, colgado del techo con un/os gancho/s o entre dos puertas (se
haría un buen nudo al otro lado de cada puerta para sujetar el peso).
¿A qué más podemos jugar con el fular?
Jugar a arrastrar al niño por el suelo subido al
fular, hacer una casita – cueva
cubriendo sillas o mesas… Seguro que se te ocurren muchos más juegos echándole un poco de imaginación.

¿Y todavía tiene más usos? Por supuesto. Seguro que
más de uno lo ha utilizado al menos para alguno de estos usos:
Sujetar al peque a una silla para que no se
caiga
 cuando todavía es aún pequeño, pero ya se mantiene solo sentado. Viene
especialmente bien cuando estás fuera de casa y no tienes trona.
Como manta para múltiples usos. Para el suelo
(jardín, campo, playa); para resguardarnos o resguardar al peque del frío o
del sol; o como cambiador (doblando varias veces el fular para que esté más
mullidito).

Cuando estas embarazada, para dar sujeción a tu barriguita, mediante un nudo muy sencillo. Te ayuda, además, a mantener una postura adecuada disminuyendo las molestias que puedas tener de espalda.

Como rebozo, para estimular el trabajo de parto o
girar al bebé si no está colocado
. Esto sería hecho por un profesional en este campo.
También lo puedes utilizar para rodear la cadera, justo después de parir, para
“cerrar” la cadera.
Para llevar a la espalda objetos pesados, en una
mudanza, etc.

¿Qué otros usos se te ocurren?




Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín, para que puedas estar al tanto de mis artículos, además de mis talleres, sorteos, novedades y ofertas. 
Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito