Una consulta frecuente en los grupos de lactancia es cómo quitar las pezoneras. O consultas que tienen relación con el uso de las mismas. Bebés que no se enganchan al pecho, bebés que tardan mucho en mamar, bebes que no maman si no es con la pezonera.

 

Las pezoneras son una especie de tetina blanda y fina, de silicona, que se ponen en el pecho, para facilitar la succión del bebé. Se recomiendan las que favorecen que haya más contacto piel con piel, como las de medela. Estas además se encuentran por tallas según el tamaño del pezón.

 

 

 

Motivos por los que se usan las pezoneras

 

 

Bebé que no se engancha al pecho.

 

  • Bebé nacido prematuro al que le cuesta succionar.

 

  • Bebé con frenillo que no tenga la suficiente movilidad de la lengua para agarrarse correctamente al pecho.

 

  • Bebé con alguna patología que cause dificultad para succionar.

 

  • Bebé con retrognatia (mandíbula inferior menos prominente que la superior).

 

 

Dolor por grietas en los pezones.

 

Cuando aparecen grietas en los pezones lo primero que habría que hacer es corregir la postura. Si a pesar de corregir la postura las grietas persisten, habría que mirar otras causas, como un frenillo.

 

Poner pezoneras cuando salen grietas no es la solución. La postura seguirá siendo inadecuada y crearemos una dependencia de las pezoneras.

 

 

Mamá con pezones planos o invertidos.

 

El bebé cuando mama coge parte de la areola, no sólo el pezón. Por lo tanto, tener pezones planos o invertidos no es sinónimo de que vayan a surgir problemas con la lactancia si o si. Requerirá más vigilancia, especialmente con los pezones invertidos.

 

 

 

 

Uno de los inconvenientes de las pezoneras es que el bebé se acostumbra a ellas. Hay mamás y bebés que están con ellas cuatro meses, siete meses o incluso toda la lactancia (años).

 

Para evitar el uso de las pezoneras hay que estar bien informadas y pedir ayuda a un profesional en lactancia si es necesario. Las pezoneras no han de usarse como primer recurso. Pero no hay que olvidar que en ocasiones, puntuales, nos pueden ser de ayuda.

 

 

Es importante observar si el bebé esta ganando peso con normalidad. Esto lo vemos en las micciones y deposiciones que hace el bebé. La succión a través de la pezonera no es la misma que hace el bebé directamente del pecho y en algunos casos el peso puede verse resentido.

 

Por otro lado, es normal que las tomas con pezoneras sean bastante más largas.

 

 

No hay remedios mágicos para quitar las pezoneras.

No vale eso de “quítaselas y ya está” o “tampoco hay que obsesionarse”. Como si fuese tan fácil quitarlas. O como si el hecho de querer quitárselas fuese un capricho.

 

Es natural que una mamá quiera quitarse las pezoneras. Son engorrosas, hay que andar lavándolas constantemente. Debemos recordar llevarlas siempre encima. Es complicado dar el pecho tumbada con pezoneras, por lo que el descanso nocturno se ve alterado. Y la sensación de tener algo entre nosotras y el bebé va más allá de lo físico.

 

 

 

Cómo intentar quitar las pezoneras

 

Según va pasando el tiempo la boquita del bebé crece y este tiene más fuerza para engancharse correctamente al pecho. Por lo que es recomendable, si queremos quitar las pezoneras, probar de en vez cuando a ofrecer el pecho al bebé sin pezoneras.

 

 

Intentar el agarre cuando el bebé esté tranquilo.

 

Si el bebé tiene hambre querrá mamar como está acostumbrado. Cuanto más llore y se altere el bebé, más difícil será que enganche al pecho sin la pezonera.

 

Hay que procurar que procurar que el bebé abra bien la boca, dirigiendo el pezón hacia su naricita.

 

 

Piel con piel, agarre espontáneo.

 

Lo ideal es que sea el propio bebé quien haga el agarre por el mismo.

 

Podemos probar a hacer piel con piel durante ratitos en casa. La mamá estará desnuda de cintura para arriba y el bebé sólo en pañal. La mamá semirecostada y el bebé sobre el pecho. Si el bebé no hace el agarre espontáneo siempre habremos disfrutado del beneficio de hacer piel con piel con nuestro bebé.

 

 

Probar cuando el bebé esté dormido.

 

Podemos probar a quitar la pezonera cuando el bebé esta dormido y está mamando. A veces, si le quitamos la pezonera en ese momento puede seguir mamando directamente del pecho como si nada.

 

 

Mucha paciencia.

 

Como todo en la lactancia, en cosa de dos. Tanto la mamá como el bebé tienen que estar preparados para dejar algo de lo que se han hecho dependientes.

 

 

 

Te invito a leer mis diferentes lactancias. Mas que nada para que tengas en cuenta que con unas mismas características el desenlace puede variar según la información que poseas o el profesional que te atienda.

 

 

El parto influye en la lactancia.

El estar informada

o tener un profesional que te ayude, también.

 

 

 

Cuéntame, ¿has usado pezoneras? ¿pudiste quitarlas con facilidad?

 

 

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito