Quizás podría haber sido un poco más fina a la hora de ponerle un título a este post, pero me salía ser directa y clara. Llevamos mes y medio ya con un problemilla (el diminutivo lo pongo para intentar no darle más importancia de la que realmente le doy) que parece no tener fin.

 

Antes de empezar diré que mi hija lleva pañal y ni ella ha dado señales de estar preparada para dejarlo ni nosotros hemos intentado quitárselo. Además eso de quitárselo me suena fatal, se lo quitan ellos cuando, como digo, estás preparados.

 

Minerva siempre ha hecho caca cada día, o cada dos días, sin problema. Lo que solía hacer era esconderse, apartarse ella sola. Si la preguntabas si estaba haciendo caca te decía que no, así que como ya lo sabíamos la dejamos a su aire.

 

La solemos preguntar si quiere sentarse en el orinal o en el váter para hacer caca o pis, pero ante su negativa nunca insistimos. Y en contadas ocasiones lo ha pedido ella pero simplemente como un juego.

 

El caso es que de pronto, hace mes y medio, pasaban los días y no hacía caca. Creo que fue al cuarto día cuando por fin nos quedamos tranquilos. Pero la cosa es que ella parecía quejarse, como si le costase, por lo que fuimos al pediatra por si se trataba de estreñimiento, aunque la caca era normal.

 

Nuestra pediatra, en la que confiamos plenamente, nos dijo que muchos niños pasaban por esa etapa. Lo único que debíamos tener en cuenta era que el aporte de fibra y de líquidos fuesen los adecuados. En casa procuramos comer variado, y con la teta que toma (esto también nos lo confirmó la pediatra), no hay ningún problema en cuanto a la alimentación.

 

Nos dio unas hojas con los alimentos con mayor concentración de fibra para tenerlo en cuenta y otras hojas con recomendaciones para que empiecen a ir al baño. Aunque estas últimas nos las dio para dentro de un tiempo, porque consideraba que todavía era un poco pequeña.

 

Pensábamos que esta etapa pasaría y aquí estamos todavía. Cada vez que le entran ganas de hacer caca e incluso a veces de tirarse un pedo se aguanta las ganas. En ocasiones nos llega a decir que no se encuentra bien.

 

Así pasan los días, hasta que ya no aguanta más y por fin la deja salir, nunca más de tres o cuatro días. Pero mientras tanto tenemos el baile de San Vito. A veces durante todo el día, queriendo que la coja a cada momento que le da el apretón, o teta cada cinco minutos, y sin poder disfrutar realmente de sus juegos o lo que estemos haciendo.

 

 

Le decimos que todo el mundo hace caca, que hay que dejarla salir para que no nos moleste y que así nos quedamos más a gusto. Últimamente también le digo que no es que no se encuentre bien, sino que tiene ganas de hacer caca y su cuerpo le está avisando y que eso le ocurre a todo el mundo.

 

También lo que hacemos desde pequeña y ahora con más insistencia es despedirnos contentos de la caca cuando la cambiamos el pañal. Pero nada. Y la verdad es que a veces me desespero, porque el día o el rato que le da no disfrutamos de nada, y la cosa no parece mejorar.

 

Lo único que podemos hace es tener paciencia y seguir acompañándola. Aunque me estoy planteando volver al pediatra porque ya no se si esto es normal.

 

 

Te puede interesar leer nuestra evolución u otros artículos relacionados con el control de esfínteres.

 

 

¿Habéis vivido alguna experiencia similar?

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito