Hace cuatro años y medio, cuando mi hija mayor comenzó a retener frecuentemente la caca, emprendí poco a poco un cambio de actitud sobre un problema que se nos hacia enorme por momentos. Pasamos por varias fases, acudimos a terapia y a partir de ahí comencé a investigar y formarme sobre todo lo concerniente al proceso del control de esfínteres.

 

A raíz de los artículos que he ido escribiendo sobre este tema, me han ido llegando cada vez más consultas sobre problemas relacionado con el control de esfínteres y dudas
sobre cómo dejar el pañal.

 

Hace un año decidí ofrecer asesoramiento profesional a las familias con dudas o problemas en torno al control de esfínteres.

 

Y fue ahí y no antes por dos motivos. Primero porque recibí una llamada de alguien a quien considero toda una profesional en crianza, pero que en este aspecto necesitaba ayuda. Y segundo porque decidí formarme en psicología en crianza consciente, siendo uno de los temas el control de esfínteres.

 

Y así lancé también una encuesta sobre el control de esfínteres para recabar más información acerca de cómo lo viven las familias.

 

Es sobre los datos que he extraído de esta encuesta (a día de hoy son 260 familias las que han respondido la encuesta) de lo que quiero hablarte hoy. Hago especial mención a

lo que considero más relevante.

 

 

 

¿Dónde suelen informarse las familias?

 

El 78.3% de las familias decidieron informarse. Lo hicieron a través de Internet principalmente, seguido del pediatra, y la guardería.

Lo que me preocupa es que no siempre reciben la información correcta por parte de estos profesionales.

 

Y me llama mucho la atención el hecho de que sólo sean seis familias las que mencionen a los niños como la mejor forma de saber si están o no preparados. Porque nadie mejor que ellos lo puede saber.

 

 

 

¿Quién decide la retirada del pañal?

 

Del 80% de los pequeños que ya han dejado el pañal, va casi a la par la cantidad de niños que lo dejaron por propia iniciativa que la cantidad de padres que lo decidieron ellos. Si bien es verdad que en ocasiones esos niños que supuestamente lo dejaron ellos solitos recibieron cierta presión.

 

 

 

¿A qué edad dejaron los pequeños el pañal diurno?

 

Del 80% de los niños que ya han dejado el pañal por el día, se refleja que el 35.2% de niños dejó el pañal sobre los 2.5 años, el 24% lo dejó sobre los 2 años y el 19.9% lo hizo con más de 3 años.

 

Resulta destacable que de ese 24% de niños que dejaron el pañal diurno a los 2 años, el 51% lo hizo presionado y el 38% tuvo problemas de retención de heces más tarde.

 

 

 

¿Qué solución tomaron las familias?

 

En los casos en los que hubo retención de la caca, en la mayoría de las ocasiones la solución que se tomó para tratar la retención fue laxantes. Sin embargo la retención no se solucionó.

 

De hecho siempre digo que si no se trata de estreñimiento (bolas duras), sino que es el pequeño quien decide retener, los laxantes son contraproducentes. Si el niño “necesita”
controlar reteniendo la caca, el hecho de que le obliguen empeora la situación
.

 

 

 

Conclusiones

 

Me parece muy grave que profesionales como pediatras, enfermeros, cuidadoras o profesoras recomienden a los padres que su hijo de 2 años tenga que dejar ya el pañal de día o  que el de 3 tiene que dejarlo ya de noche. Me parece una falta de respeto desde su posición y una total muestra de desconocimiento sobre el desarrollo de los pequeños y en especial del control des esfínteres.

 

Desde la guardería, el cole, la familia, otros padres… Todo el mundo parece saber mejor que nosotros o el propio niño lo que este necesita.

 

Las familias, y en especial los niños, se ven sometidos a una gran presión. Y son estos últimos los que se ven afectados en muchos casos. Conseguirlo antes no es sinónimo de conseguirlo bien. Con esto quiero decir que cuando el proceso no ha sido respetadosiempre hay consecuencias aunque no sean siempre evidentes a corto
o medio plazo.

 

El control de esfínteres es un proceso que va más allá de lo físico. Y esto lo digo porque a veces los padres nos preguntamos por qué nuestro hijo no deja ya el pañal si vemos que ya “controla”. La parte emocional y psicológica es muy importante aquí. Lo cual no quiere decir que sea un problema, como algunos “profesionales” apuntan. Se trata simplemente del ritmo madurativo de cada niño.

 

El niño no suele tener ningún problema, el problema lo tiene el adulto que no se pone en el lugar del niño, no conoce cual es el proceso y/o viene condicionado por sus propias vivencias personales cuando era niño.

 

 

 

¿De verdad creemos que premios, regalos, castigos, pegarles, enfadarse, chantajearles, obligarles a hacer algo que no quieren, sentarles en el baño o el orinal cada 45 minutos, humillarles, presionarles… son formas respetuosas y adecuadas para que dejen el pañal?

 

 

 

¿Por qué necesitamos casi siempre intervenir

de alguna manera, en demasiadas  ocasiones de forma nada respetuosa,

en un proceso que debería ser suyo?

 

¿Por qué tenemos tanta prisa?

Cuando el proceso sigue su curso con naturalidad y se le permite al niño hacerse cargo de él,

todo fluye, a su ritmo, sin problemas añadidos.

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín.

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en ese mismo mail.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito