Hace un par de
semanas asistí al seminario “Relactación y lactancia inducida” que
impartía Jose Mª Paricio, al que debemos la web e-lactancia.org, lugar de
consulta de cualquier madre lactante, para conocer la compatibilidad de la
lactancia materna con cualquier medicamento o planta que deba tomar. En ocasiones, las
madres que han decidido no amamantar a sus hijos, o han tenido que dejar la
lactancia, por el motivo que sea, pasado el tiempo se plantean si es posible
volver a amantar a sus pequeños. Del mismo modo, mujeres que han adoptado un
hijo desean poder amamantarle. Ambos planteamientos son posibles, aunque
dependen de varios factores. 
Antes de hablar
de la relactación y lactancia inducida, quiero hacer hincapié en que la
lactancia materna es lo normal a la hora de alimentar a nuestros hijos. Aunque
es verdad que pueden surgir (no tiene por qué) algunas dificultades en la
lactancia, estas se pueden solucionar sin problema sabiendo de lo que se trata
o pidiendo ayuda si es necesario. El 83%
de las madres pueden amamantar sin problema, si las dejamos y no interferimos.
Y el 97% de ellas lo pueden hacer también si se les da algunas orientaciones.
 
Por supuesto que
algunas madres sufren hipogalactia (producción insuficiente de leche), pero es
sólo un 2%. El llanto y la demanda frecuente no son signos, por si solos, de
hipogalactia. Por eso es importante que las madres sepan acerca de las
necesidades los recién nacidos, el llanto o las crisis del crecimiento. Con frecuencia esa hipogalactia o supuesta
hipogalactia se debe a una mala postura, horarios para las tomas, separación
madre-bebé al nacer o administración de suplementos (reduciendo tomas)
.
Esto se puede solucionar poniendo al bebé más frecuentemente al pecho. Así es
como funciona la lactancia materna, a
tomas más frecuentes, mayor producción
.
Debemos confiar en nosotras como madres y
en nuestros bebés
.
El bebé nace
preparado para mamar, a través de tres reflejos (podríamos enumerar más, pero
estos tres son los imprescindibles en la lactancia):
– Búsqueda. El
bebé mueve la cabeza de un lado a otro y si siente algo cerca de la boca irá
hacia ello.
– Succión.
– Deglución. El
bebé traga, sin atragantarse, y coordina deglución y respiración.
La mamá no
necesita prepararse antes de tener a su bebé para dar el pecho. No necesita
preparar el pecho o los pezones en el embarazo, de hecho la intervención antes
del parto suele ser contraproducente para la lactancia.
Relactación y Lactancia inducida
La relactación
es cuando se vuelve a amamantar al hijo biológico tras la interrupción de la
lactancia durante unos meses.
La lactancia
inducida consiste en amamantar a un bebé no biológico sin que haya un embarazo
previo reciente.
Como decía
antes, es posible tanto la relactación como la lactancia inducida, aunque nadie
dice que sea fácil. El éxito tanto de la lactancia inducida como de la
relactación dependerá de varios factores:
– Que la madre quiera, esté segura y
motivada con su decisión.
– Tiempo que
haya pasado desde la interrupción de la lactancia, en el caso de la
relactación, o si ha habido lactancia previa.
– Frecuencia de
la estimulación y postura correcta.
– El apoyo que tenga la madre, tanto
familiar como sanitario.
– La disposición del bebé para mamar.
– Edad del niño,
cuanto más pequeño mejor.
– Que no se
hayan usado tetinas durante la interrupción de la lactancia.
¿Cómo lograr una relactación o lactancia
inducida?
– Tomas
frecuentes en la relactación, o estimulación frecuente previa en la lactancia
inducida, 8 o más veces al día.
– Importancia de
las tomas nocturnas y el piel con piel.
– Evitar
inhibidores de la producción de la leche, como la nicotina o diuréticos.
– Uso de
suplementador, vasito o jeringa para alimentar al bebé, dependiendo si mama o
no.
– Uso de
galactogogos.
– Preparación
hormonal previa en la lactancia inducida.
La extracción, ya sea manual o mecánica,
es necesaria para aumentar la producción de leche
. Aquí podéis leer sobre extracción y
almacenamiento de la leche materna.
Tiempo estimado para producir leche:
– Se comienza a
producir leche a los 2- 7 días.
– Entre los 4 a 28 días se consigue una
lactancia parcial.
– Entre los 7 a 60 días se puede conseguir
una lactancia completa. Pero esta no siempre se consigue, necesitando el uso de
suplementos, es decir lactancia mixta. Pero aún así esto siempre es un gran
logro.
Aquí puedes leer también sobre Promoción y Compatibilidad de la Lactancia Materna.
Si es tu caso,
quieres volver a amamantar a tu bebé o has adoptado a un bebé y quieres
amamantarlo, y necesitas ayuda puedes contactar conmigo en  info@soniandoduendes.com.
¿Has hecho
relactación con tu bebé o has adoptado un bebé y le has dado el pecho? Me
encantaría conocer tu experiencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito