Este fin de semana estuvimos en casa de unos amigos para celebrar el primer cumpleaños de su pequeño. Durante ese encuentro, estos papás nos contaron que habían sufrido alguna noche (esporádica) de terrores nocturnos.

 

El nene comenzaba a llorar, sin ni siquiera abrir los ojos, y continuaba llorando desconsoladamente durante quince o veinte minutos. Tanta fue su angustia la primera vez, y sin saber muy bien qué le sucedía, que ya estaban listos para irse a urgencias cuando al nene se le pasó sin más y continuó durmiendo. En la visita al pediatra les confirmaron que se trataba de terrores nocturnos.

 

Hace tiempo otros amigos de un niño algo más mayorcito, tendría por aquella época año y medio, nos relataban una experiencia similar. El niño se despertaba llorando a grito pelado. Se sentaba en la cama con los ojitos abiertos, sudando, y no eran capaces de calmarle de ninguna manera. Incluso parecía mostrarse violento cuando se le acercaban.

 

En este caso los papás pensaban que eran pesadillas. Al comentarles que seguramente serían terrores nocturnos, nunca habían oído hablar de esto.

 

 

 

Hace poco hablé del espasmo del sollozo. Si bien no es lo mismo, tienen en común esa sensación de no poder hacer nada por evitarlo, y el susto si no sabes de lo que se trata. Por eso quiero contarte un poco sobre el tema, para que no te pille por sorpresa.

 

Los terrores nocturnos son calificados por Rosa Jové como uno de los verdaderos problemas del sueño, y no los despertares que tienen los bebés, que son completamente normales y parte de su desarrollo.

 

Dentro de los trastornos del sueño se consideran parasomnias, acontecimientos o conductas anormales durante el sueño.

 

En el caso de los terrores nocturnos se suceden en la primera mitad de la noche, en la fase no-REM. Se trata de una alteración de la fase IV del sueño profundo (hasta los 6 años esta fase es más profunda que en los adultos). Sucede al pasar de esta a una fase más ligera que le sigue.

 

El trastorno surge ante la imposibilidad de aligerar el sueño. En realidad el bebé o niño continúa dormido, aunque tenga los ojos abiertos.

 

Aunque puede comenzar a producirse a los 6 meses, son más frecuentes entre los 2 y los 5 años.

    

 

Por qué se producen

  

– Estrés durante el día

 

– Agunas enfermedades.

 

– Ansiedad.

 

– Síntomas como la fiebre.

 

– Falta de sueño.

 Al estar más cansado alarga esa fase de sueño profundo.  La consecuencia es esa  alteración al intentar pasar a una fase más ligera.

 

 

Cómo tratar los terrores nocturnos

 

– Intentar que el pequeño se vaya a dormir tranquilo y no excesivamente cansado (puede dormir durante el día las siestas que necesite).

 

No despertarle durante los terrores nocturnos. De lo contrario puede alterarse. No sabe lo que le está sucediendo ni recordará nada a la mañana siguiente. Además a los 10 ó 20 minutos continuará durmiendo como si nada hubiese sucedido. Este trastorno es similar al sonambulismo en ese sentido.

 

– Permanecer junto a él para evitar que se haga daño, y poco más, porque muchos no toleran el contacto físico.

 

– Despertarle poco antes de que sucedan los terrores nocturnos (despertares programados). Cuando estos son muy frecuentes y terminan por hacerse daño en ese estado de agitación.

 

 

 

¿Cómo has vivido los terrorres nocturnos de tu pequeño?

 

 

 

Si la información te ha resultado útil te invito a seguirme en facebook y a darte de alta en el boletín. Si necesitas un portabebé puedes encontrarlo en mi tienda online.

 

Si tienes alguna duda puedes escribirme a info@soniandoduendes.com. Si lo que necesitas es una asesoría, ya sea online o a domicilio puedes ponerte en contacto conmigo en el ese mismo mail.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Contenido Protegido

Comparte en tu redes sociales

0

Tu carrito